Conecta con nosotros

Juan Antonio Peón

“Que no nos traten por tontos con la generación distribuida”

Publicado

el

Casa doméstica con energía fotovoltaica y térmica Opinión JAPP

Estoy muy enfadado, no me gusta que me traten por tonto, y menos me gusta que nos traten por tontos a todos los ciudadanos, a todos los que componemos este país. Y esto es lo que ha pasado con las declaraciones del Ministro de Industria, Energía y Turismo, D. José Manuel Soria, y las que se han vertido desde el Ministerio defendiendo los cambios normativos.

Con el borrador del Real Decreto por el que se establece la regulación de las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción de autoconsumo, el gobierno y en concreto el Ministro de Industria, Energía y Turismo, ha acabado de tratarnos por tontos a todos los ciudadanos.

¿Qué es una instalación de autoconsumo sin desconexión de la red?

Básicamente es una instalación que nos permite consumir energía generada por nuestros medios para nuestro propio consumo, y que nos ayuda a reducir el coste de la factura energética, a la par que nos deja tener suministro de la red en caso de necesitarlo (nos tocará pagar los peajes correspondientes como si estuviéramos conectados a la red de forma normal)

Esquema Instalación de Autoconsumo

 

Primero, la exposición de motivos del borrador parece que promueve el desarrollo y que potencia las instalaciones de autoconsumo, conforme a las voluntades de las diferentes Directivas del Parlamento Europeo y del Consejo (2012/27/UE, del 25 de Octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética)

Segundo parece que nos hace un favor al no cobrar un “peaje” adicional cuando no estás conectado a la red de distribución eléctrica general. Faltaría más que tuviéramos que pagar por un sistema al que no estamos conectados y que no usamos de ninguna manera.

Tercero, habla de los beneficios de la generación distribuida para reducir las pérdidas en las redes de distribución y transporte, siempre que estos puntos de generación se encuentren cerca del punto de consumo, pero acto seguido, obvia estos supuestos beneficios, aduciendo que no reduce los costes de mantenimiento de las redes de transporte y distribución, ni los costes del sistema eléctrico que deben cubrirse, sino que es más, habla de la que se producen costes de inversión adicional, que despreciando los ahorros de costes mencionados antes, y penalizando, si has leído bien, penalizando, el que se consuma menos energía de la red al haberla producido de forma semi independiente.

Puedo entender que se justifiquen determinadas cuestiones como la obligatoriedad de disponer de instalaciones suficientes de tecnologías convencionales para mantener el suministro en caso de falta de suministro de la generación, pero, y es un gran pero, esto no justifica de ninguna forma ese “peaje” adicional, pues todos los consumidores soportamos los costes de la disponibilidad energética en las tarifas de acceso, es un pago que hacemos en concepto por sostenimiento del sistema (los costes por disponibilidad de centrales térmicas o convencionales aunque no se usen, como ejemplo), por lo que en el autoconsumo con energías renovables u otras alternativas, en el caso de conexión a la red de distribución tendrán que tener una potencia contratada que ya incluirá un peaje equivalente a la potencia contratada.

Vamos a revisar algunos de los puntos más polémicos del borrador de Real Decreto. En el artículo 2, se clasifican todos los tipos o modalidades de instalaciones de autoconsumo. La más general para los pequeños consumidores o las instalaciones domésticas son las de tipo 2.1 a, instalaciones de potencia contratada no superior a 100 kW, con unas instalaciones de producción con una suma de potencias instaladas igual o inferior a 100 kW.

Haciendo un especial hincapié en estas instalaciones, y revisando el articulado del Real Decreto vemos diferentes obligaciones al usuario, como el Artículo 6.1 que le fuerzan a informar a las empresas distribuidoras (estas empresas funcionan en regimen de monopolio local) de la incorporación de esa instalación de generación para auto consumo, se vierta o no energía a la red. Estamos obligados a facilitar toda esta información queramos o no para que la distribuidora informe a la comercializadora.

Los consumidores que deseen establecer una nueva conexión o modificar la existente para la aplicación de la modalidad de suministro con autoconsumo establecida en el artículo 2.1.a), deberán solicitarlo a la empresa distribuidora de la zona aun cuando no fueran a verter energía a las redes de transporte y distribución en ningún instante procedente de su generación instalada en red interior.

En el artículo 8.2 impide al consumidor contratar con un comercializador de referencia (aquellos comercializadores que mantienen los PVPC) lo que fuerza a un contrato con una comercializadora de mercado libre, con un precio negociado de la energía y no acogidos a la tarifa establecida por el Gobierno.

Advertisement

Llegados al punto 9.3, donde se establece los requisitos de medida, los consumidores que deseen contar con una instalación de autoconsumo y seguir conectados a red, deberán disponer de dos equipos de medida de tal forma que se contabilice la energía neta generada y otro que contabilice la energía consumida de la red en punto frontera.

Realmente interesante es el artículo 10, en el apartado 1, donde dice literalmente

La energía eléctrica excedentaria que un consumidor acogido a la modalidad de suministro con autoconsumo pudiera eventualmente verter a las redes de transporte y distribución no podrá llevar aparejada contraprestación económica vinculada a dicho vertido.

Es decir, si en algún momento sobra energía y se vierte a la red, este vertido se hará totalmente de forma gratuita. Sin embargo en el apartado 3, se especifica que el consumidor tendrá que abonar la energía que consuma de la red al precio que tenga pactado con la comercializadora de mercado libre con la que está forzada a contratar, además nos avanza que hay un cargo por los “servicios del sistema”

Ahora llega el punto de los Cargos asociados a los costes del sistema eléctrico. En el artículo 20 aparece la obligación de abonar unos costes del sistema, conforme a la Ley del Sector Eléctrico, Ley 24/2013, en su artículo 16. Hasta que se desarrolle los costes del sistema, se establecen unos valores en función de las potencias contratadas (costes fijos). Ver tabla inferior. Los costes fijos se pueden exceptuar en el caso del uso de la tecnología fotovoltaica o eólica, siempre que no tengamos baterías de acumulación.

peajes de acceso fijo al sol por kW

y unos costes variables en función de la energía autoconsumida, es decir, la energía que producimos y consumimos sin utilizar la de la red eléctrica general.

Peajes al sol por kWh

Aquí se produce una situación muy curiosa, para cada kWh que consumimos, que hemos generado con nuestra instalación generadora, si estamos conectados a la red para los casos de menor producción o por seguridad, cualquiera que sea el caso, como ejemplo pagaremos más por el cargo transitorio o Tarifas peaje de acceso 2015 en la tarifa 2.0 A que lo que se pagaría en el caso del peaje de acceso si consumiéramos la electricidad directamente desde la red.

Si esto no es penalizar el auto consumo y la producción de energía descentralizada, alguien tendrá que explicármelo, pero es evidente que si el peaje por kWh de energía consumida de red, para la citada tarifa 2.0 A es de 0,044027 €/kWh, generar nuestra propia energía nos resultará más caro en cuanto al peaje a pagar (0,048869 €/kWh) que el consumido de la red.

Conclusión

Este borrador provoca que las instalaciones de autoconsumo, en particular las domésticas o de potencia baja, sean imposible de amortizar en la vida útil de la instalación, ya que entre los excesivos costes de legalización (en torno a 1500 euros legalizar una instalación conforme al Real Decreto 1699/2011) y después el coste de la placa con los inversores (500 € un modelo de 240 Wp), necesitaríamos baterías para suministrar el consumo en las horas de nula producción, por lo que para una instalación doméstica aplaza la amortización de la instalación más allá de los 12 años, e incluso más.

Si realmente la voluntad del Gobierno es potenciar el auto consumo, este borrador no conduce a ello, ni es justificado ni proporcionado.