Conecta con nosotros

Juan Antonio Peón

Vender así no es vender

Publicado

el

Juan Antonio Peón - Artículo sobre El Vehículo eléctrico

Esta semana pensaba escribir sobre otro tema, pensaba escribir sobre el vehículo eléctrico, y la pequeña cantidad de vehículos que se han vendido en todo el año 2015 -tan sólo 1.974 en todo el ejercicio- y que con los cambios económicos recientes se enfrenta a una gran cantidad de problemas para convertirse en una alternativa a la movilidad de combustibles fósiles (petróleo barato, necesidad de mayor autonomía, cambio de mentalidad comercial al respecto, infraestructura de recarga, etc.) pero algo ha sucedido, vinieron a “venderme” a casa un servicio de la compañía de electricidad para revisar mi factura y “aplicarme el descuento”, eso no es vender.

Evidentemente era una de las técnicas engañosas que utilizan las empresas comercializadoras de energía eléctrica y sus equipos de vendedores. Algunas de esas técnicas pasan de largo la moralidad que debe acompañar a todo tipo de venta, sin ser una lista exhaustiva, algunos de los puntos que suelen usar y que sirven para asustar a la gente sin conocimientos suelen ser:

  • El premio. Te ha tocado un premio por la fidelidad a tu compañía de la luz, y te quieren aplicar un descuento en la factura por seguir pagando. Normalmente quieren cambiarte la tarifa o el contrato que dispones.
  • La multa. Por algún motivo, la “tarifa” ha caducado y no se ajusta a la ley, así que si no se cambia el tipo de contrato el Gobierno nos multará, menos mal que siempre hay algún comercial dispuesto a ayudarnos.
  • La devolución. Para poder devolverle unas cantidades pagadas de más, necesitamos que confirme que es cliente nuestro y que nos firme un papel, que nunca te dejan leer con tiempo para que no sepas lo que acabas firmando.
  • El descuento. Con una oferta especial que tenemos para los vecinos de este barrio, tendremos siempre un descuento en la factura de la luz.
  • El recargo por desplazamiento. Sí, esta es de las mejores, te dicen que pagas un recargo por el desplazamiento “extra” que tiene que realizar tu energía para llegar hasta tu casa. Una pena que la gente normalmente no lea la explicación de los peajes donde queda claro que hay cargos en las tarifas de los peajes para igualar lo que pagan los clientes en todo el territorio, incluso los que están en islas.
  • El contador estropeado. Comprobamos desde central que su contador está averiado y le llevamos cobrando de más un tiempo, necesitamos que nos firme la autorización de devolución.
  • El IPC. Con la nueva tarifa tendrás la seguridad de que no te van a aplicar las subidas del IPC.
  • la del Recibo. Necesitamos ver un recibo suyo para que podamos comprobar la tarifa que le aplicamos, para que podamos ponerle otra para que no pague tanto.

contrato con cláusulas imposibles de romper

Hay muchas más, seguro, pero no es bueno lo que está pasando en el mercado eléctrico, esta forma de vender energía a consumidores, pequeños y medianos consumidores, no es adecuada, es más un estilo de “asustaviejas” para que la gente cambie de compañía sin conocer realmente lo que está haciendo, con contratos blindados o prácticamente imposibles de romper. Esta actitud sólo trae beneficios a corto plazo para el que vende, pero a medio y largo plazo acaba trayendo grandes perjuicios para el resto de agentes del mercado que desean realizar una venta adecuada y decente. Este tipo de comportamientos ha necesitado de un Real Decreto donde se intente frenar la cantidad de información que las empresas comercializadoras pueden recabar a través del SIPS (Sistema de información de Puntos de Suministro). En su artículo segundo se han tenido que añadir condiciones adicionales para evitar que se pudiera conocer demasiada información sobre los consumidores y se llegase a invadir su privacidad, hasta el punto de usar toda esta información para engañarles con la venta de ofertas milimetradas.

Consumidores como dianas andantes

Los que nos dedicamos al mercado eléctrico estamos interesados en un desarrollo adecuado, creemos en la venta de la energía teniendo en cuenta que la energía eléctrica se considera una commodity, y atendiendo a la definición, “commodity es todo bien producido por el hombre en masa o incluso del cual existen enormes cantidades disponibles en la naturaleza, que tiene un valor o utilidad y un muy bajo nivel de diferenciación”. Esto considera que el producto es prácticamente el mismo lo venda quien lo venda, y la diferencia está en el servicio con el que se le rodea y el precio que tiene.

Es aquí donde está la clave, la diferencia para los consumidores de energía eléctrica radica básicamente en el precio, y las técnicas de ventas que utilizan los comerciales que representan a las comercializadoras de electricidad no está ayudando a que el sector se considere serio, y que se tenga en cuenta los valores añadidos de servicios que proporcionan confianza adicional al mercado y un valor extra al suministro eléctrico. Vender así no es vender, es engañar y es necesario que se diga alto y claro, hay que evitar que se siga engañando a los consumidores y que se les impida diferenciar el servicio, propuestas hay varias en el mercado en las que lo interesante es la transparencia. Esperemos que sigan surgiendo muchas opciones que traigan más variedad y más transparencia a un sector que ha estado oscurecido voluntariamente, para que así las ventas se puedan realizar a personas que sepan lo que están comprando realmente.