SHARE
Juan Antonio Peón, Director Técnico de Instaladores 2.0

El Comité de Expertos ha presentado sus conclusiones y ha abierto el camino al Gobierno, y en concreto al Ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, para la descarbonización del transporte y lanzar el impulso definitivo del vehículo eléctrico.

Estamos en un tiempo de cambios, una transformación que es tan grande y de tal calibre que en cuestión de pocos años el mundo que conocemos no será el mismo. Y ha llegado el momento para que nuestros políticos decidan sumarse al carro impulsando medidas claras y fuertes que favorezcan al vehículo eléctrico, amplíen la base de puntos de recarga eléctrica y faciliten así el uso por parte de los ciudadanos, a la vez que permitan reducir el coste de las recargas y las emisiones de CO2.

“Necesitamos algo más que un simple impulso político, la sociedad también debe responder a la llamada del cambio”

 

Pero necesitamos algo más que un simple impulso político, la sociedad también debe responder a la llamada del cambio. Ahora mismo el vehículo eléctrico puede resultar más caro que los convencionales, esto ocurre en general en cualquier nueva tecnología que mejore a las anteriores, la implantación suele ser más cara y esto sólo se reduce asumiendo ese pequeño coste y volcándonos con el cambio.

Cada día que posponemos nuestra decisión o la de alguien, luchando contra el vehículo eléctrico es un día más de retraso en nuestra llegada a la revolución y al cambio de modelo energético, un modelo sostenible y que permita aplicar nuevos modelos de negocio que sean más rentables y beneficiosos para todos. En estos tiempos de cambio se abren las oportunidades y desde la empresa más pequeña hasta la más grande tendrán la oportunidad de aprovecharlo.

Ha llegado el momento, y es ahora, si queremos seguir formando parte de los países a la cabeza de Europa y del mundo. Contamos con una gran experiencia en la fabricación de automóviles, es el momento de subirnos al carro para la electrificación del transporte, aportando el conocimiento y la tecnología. No podemos esperar más tiempo. ¿Sabrán aprovecharlo nuestros políticos?