SHARE
La salud y el bienestar de los empleados, factores clave en los nuevos espacios de trabajo de la era post COVID -19

Compaginar el trabajo presencial con el teletrabajo será uno de los aspectos claves para evitar la concentración en la empresa en la nueva era laboral post COVID-19. Tras la improvisación obligada por la pandemia, se hace necesario redefinir los espacios homeoffice bajo la premisa que sean ergonómicos y eficientes. Se barajan nuevos conceptos, ordenados en torno a nuevas condiciones sanitarias e higiénicas para la socialización de los usuarios y la readaptación de espacios de formación, concentración, colaboración y de privacidad.

Muchas empresas ya están empezando a preparar sus oficinas y adaptándolas a la nueva realidad laboral producida por la pandemia de coronavirus. Garantizar a los trabajadores una distancia mínima de 2 metros entre cada puesto de trabajo, reducir la densidad y el aforo en las instalaciones a través de turnos de trabajo o impulsar la conciencia ecológica y la transformación digital, el mobiliario ergonómico, las mamparas de seguridad, materiales antibacterianos, así como, espacios flexibles y polivalentes son algunos de los criterios que se emplean. También se diseñan nuevos protocolos de higiene, señaléticas para una circulación segura y nuevas tecnologías como cámaras con control de temperatura corporal o sensores que evitan tocar zonas de uso compartido como ascensores o baños.

 

Guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el COVID – 19”

Actiu ha editado la Guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el COVID – 19” para ayudar a recuperar la nueva normalidad garantizando la seguridad de sus plantillas, sin renunciar a la productividad y eficacia necesarias para superar esta crisis. La guía facilita el rediseño de los entornos de trabajo y socialización a las nuevas condiciones sanitarias e higiénicas, a compaginar el teletrabajo con la oficina tradicional y a garantizar la seguridad y salud en los espacios de coworking y ocio. Algunos de esos factores definitorios tienen que ver con el cambio cultural en las zonas de socialización o las alternativas en las áreas de colaboración, que alternarán zonas con mesas altas para reuniones rápidas, salas de reunión con mesas estáticas y espacios con mobiliario flexible, entre otros.

En la guía se especifican medio centenar de medidas orientadas a aspectos como la densidad, la concentración, la socialización o la privacidad. Alternar asientos en puestos de trabajo, pantallas o mamparas de separación, delimitar zonas de movimiento y circulación, duplicar el espacio por puesto a 22 metros cuadrados por empleado, incorporaciones escalonadas y progresivas o fomentar el teletrabajo son algunos de ellos. Reducir el aforo de salas y emplearlas sólo cuando sea imprescindible, reducir los tiempos de reunión e implementar todas las medidas de higiene en estos casos también se consideran otros factores muy relevantes.