SHARE
Luis García. Director Editorial de Instaladores 2.0

Pues no debe ser fácil hacer un cálculo aproximado y que no se espere el lector que sea yo quien le aventure una cifra. Pero este martes, Juan Carlos Enrique, director general de Ambilamp, hizo una comparación que puede ayudar: 120 Estatuas de la Libertad pesan las mismas 27.000 toneladas que los 200 millones de bombillas reciclados por la asociación en sus 14 años de historia.

Una cifra considerable para Ambilamp, que da prueba de su labor en todo este tiempo, pero que por habitante no son más de 4 ó 5 bombillas cada uno en un país como el nuestro, o lo que es lo mismo, una bombilla llevada a un contenedor cada 3 años. Se antoja que nos queda mucha labor por hacer en lo que a concienciación medioambiental se refiere. Hay apellidos que ya se oyen con frecuencia, como es el caso de “Circular” en el caso de la “Economía”, pero que todavía no se han trasladado masivamente a la Sociedad. Por ahora circulan sólo en foros muy restringidos, ya sean políticos, profesionales, en el ámbito de los medios de comunicación… Se trata de esa clase de términos que uno pronuncia intuyendo que quien lo va a escuchar sabe o debería saber exactamente igual que uno de qué se trata. Pero nadie se ha parado de verdad a contárselo justo a quien hay que explicárselo, que no es otro que aquél que lo escucha por primera vez.

Un rato antes de que interviniera Juan Carlos Enrique, lo hizo el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán. Y no le faltó clarividencia en su discurso. Morán dijo que la estrategia hacia esa Economía Circular es básica para nuestro futuro y que tenemos que incorporar las acciones que la Sociedad necesita para hacer efectivo el tránsito hacia ella, y luego añadió que los sistemas de gestión de residuos son los más capacitados para dinamizar a la propia Sociedad en este sentido. Es saludable reconocer la labor de quien trabaja en favor de hacer del mundo un lugar más habitable para todos. Sistemas de gestión de residuos como Ambilamp o la Fundación Ecolum, que son los específicos del sector de la iluminación en España, llegaron hace casi década y media para implementar los procesos que venían ordenados por directivas comunitarias de obligado cumplimiento. En este tiempo, la urgencia en relación con los problemas medioambientales ha crecido exponencialmente, pese a la necedad del Trump o el Bolsonaro de turno contra los que cuesta un mundo luchar. Queda mucho, muchísimo por avanzar, pero si se ha conseguido que la Sociedad haya progresado en la conciencia real sobre esa urgencia, es gracias a esas estructuras ya creadas y a quienes, como los sistemas de gestión de residuos, se han dedicado durante la última década y media a ejercer una  labor que era lo más parecido a predicar en el desierto.