SHARE
José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones

De los más de 3 millones de autónomos que hay reconocidos en España, alrededor del medio millón ha solicitado la prestación extraordinaria por cese de actividad, desde que arrancó la crisis motivada por el Estado de Alarma, decretado para combatir la emergencia sanitaria motivada por el COVID – 19. Así lo especificó en una reciente comparecencia en la Moncloa, José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que también mencionó que son alrededor de 250.000 los trabajadores que se encuentran de baja por accidente laboral en España, a causa del coronavirus. Alrededor de una cuarta parte de ellos lo están por haberse contagiado, mientras los restantes lo están por la cuarentena obligada, derivada de su contacto con enfermos del virus.

Escrivá insistió también en el compromiso para poner en funcionamiento la renta mínima en la que el Ejecutivo lleva semanas trabajando, «lo antes posible», aunque aseguró también que existen pormenores que todavía se están dirimiendo, en relación con otras prestaciones que permanecen en vigor y que deberían ser incluidas en la anterior, así como en la obligada coordinación con las comunidades autónomas.

Con respecto al empleo y en relación a cómo podría verse afectado en los próximos meses, el ministro subrayó lo difícil de efectuar previsiones a medio y largo plazo, aunque también cree que la parte más importante respecto de la reducción de empleo ya ha tenido lugar en las primeras semanas en las que ha estado vigente el Estado de Alarma. Tampoco fue explícito respecto de posibles plazos de recuperación para ese empleo perdido durante este período. En lo que sí estuvo de acuerdo fue en el más que previsible aumento del déficit, que se derivará de todos los gastos que tienen que ver con la crisis sanitaria y alegó la “justificación” de los mismos, y el también previsto aumento de deuda pública que deberá llevarse a cabo.