SHARE

La parte final del Debate celebrado en Sevilla hace unas semanas estuvo orientada a las Conclusiones extraídas por cada participante. A continuación ofrecemos una visión general de ellas, que oscilaron entre el optimismo y una visión esperanzadora del futuro fue una constante y se destacaron asuntos clave, quizá el más destacado “cómo hacer llegar al usuario final las ventajas y el valor de las instalaciones”. “Hay nuevos nichos de mercado, el futuro pasa por los instaladores”, subrayó Rafael Castilla. Raúl Calleja puso el énfasis en la “especialización, la diversificación y la gestión empresarial. Los usuarios son cada vez más importantes, así que deberíamos invitarlos a estas mesas de debate”.

Y Sebastián Belzunce valoró que “dejemos de hablar de crisis y lo hagamos de un nuevo modelo de negocio, aportando valor añadido. Estamos en un nuevo escenario en el que lo importante es que aportemos contenido y que consigamos que los instaladores tengan esa información de forma ordenada y dar respuesta a las necesidades de los usuarios finales”. Para Inma Peiró “crecerá ligeramente el tamaño de las empresas y estarán más diversificadas”. “Empezamos a ver la luz al final del túnel” dice  Mauricio Sobero, “hay horizonte y campo de mejora y tenemos que ser proactivos”. “Lo que sí es importante es compartir ese objetivo de proactividad y modernización y a partir de ahí generaremos valor”, concluye Josep Figueras. “Mantenernos bien formados, informados y organizados”, puntualiza José Antonio Vizcaíno. Para Manuel de Elías, “la empresa instaladora ha reaccionado y se ha diversificado su oferta de mercado”, y José García, menos positivo ve las dificultades en problemas como “el intrusismo, lo sufrimos a diario y no tenemos defensa”. Francisco Jiménez también se apuntó al optimismo y resumió concluyente, “si la crisis no se ha acabado, seremos nosotros quienes acabaremos con ella”.