SHARE
Mofer Solar finaliza en Aragón una planta fotovoltaica de 50 MW

Mofer Solar ha concluido en Zaragoza la instalación de la planta fotovoltaica “Aliaga 3”, con 50 megavatios de potencia. La electricidad generada será volcada directamente a la red de una compañía multinacional española operadora del sistema eléctrico, dentro de su plan hacia su transición verde.

 

La instalación se encuentra en San Mateo de Gallego y está basada en un sistema de estructura americana, que es innovador dentro del mercado y consiste en la fijación de los módulos con remaches, sin utilizar tornillos tradicionales, además de ser más eficiente en costes. Aliaga 3 está impulsada por la empresa aragonesa Forestalia, que tiene en cartera la construcción de diversos proyectos renovables en los próximos años para la producción de casi 2 gigavatios. Esta es la primera planta fotovoltaica impulsada por la firma, ya que hasta ahora estaba centrada en la energía eólica. El contacto con la empresa de Bullas tuvo lugar tras conocer sus trabajos realizados en Reino Unido.

Mofer Solar finaliza en Aragón una planta fotovoltaica de 50 MW

Lo previsto es que Forestalia y Mofer Solar continúen su colaboración en nuevos proyectos por diferentes comunidades autónomas de España. La segunda afronta en la actualidad la construcción de un grupo de plantas fotovoltaicas para  una comercializadora de energía eléctrica francesa, por una potencia de 1.000 MW. La operación se ejecutará en un plazo de 10 años. A ello, se suma otros acuerdos de construcción que tiene por España para este año, que representan 300 MW. Surgida hace quince años, Mofer Solar está especializada en el montaje de estructuras y módulos para  todo tipo de proyectos, sean para estructura fija o seguidores solares. Es filial de Automatismos  Mofer, orientada a la producción y fabricación de puertas y tomos para el control de accesos, así como a maquinaria y equipos para el sector de la industria del envasado. Entre sus hitos está haber montado en Reino Unido 80 MW en 2015, casi el doble de la potencia total que se instaló en España en ese año. También en llevar la luz eléctrica a zonas rurales de Bolivia, donde pasaron de alumbrarse y calentarse con fuego de leña en el Siglo XXI, a tener electricidad, producida con placas solares.