SHARE
El sector fotovoltaico traza un plan para la reactivación y la recuperación económica de España

El sector fotovoltaico español se postula para dotar a la industria española de una importante ventaja competitiva en el precio de la electricidad de cara a la reactivación y a la recuperación de la economía en todo el país. Gracias a su alto grado de competitividad, la fotovoltaica puede ofrecer un factor diferencial a la industria española de con respecto a sus competidores de los países de nuestro entorno.

Así lo afirma un informe que la Unión Española Fotovoltaica va a presentar próximamente al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y en el que ofrece datos sobre el potencial de aportación del sector fotovoltaico a la recuperación económica y las medidas necesarias para fortalecerla. Al término del Estado de Alarma, el estudio considera con para llevar a cabo esa reactivación son necesarios “planes de recuperación que fomenten una rápida vuelta a la normalidad de la economía y en los cuales el proceso de transición ecológica sea la principal palanca para la recuperación económica”.

El sector fotovoltaico tiene una fuerte base industrial y España cuenta con empresas que disponen de tecnología propia que se sitúan entre las primeras del mundo en los elementos con mayor valor añadido de la cadena de valor de un proyecto fotovoltaico, que suman más del 65% de su coste medio (electrónica de potencia, diseño, especialistas, estructuras, integración en edificios, promotores). Además, nuestro país cuenta con empresas líderes a nivel mundial en la fabricación de componentes fotovoltaicos, como los inversores, y en el segmento de los seguidores solares, de las diez mayores compañías del mundo cuatro son españolas.

Su contribución al PIB superó los 5.000 millones de euros en 2018, con una actividad moderada, mucho menor a la de 2019, el mejor año de su historia, en el que fue líder a nivel europeo y el sexto a nivel mundial, con un récord de capacidad instalada tanto en el segmento de grandes plantas, con 4.200 MW de nueva capacidad, como en el de autoconsumo, con 459 MW. Además, gracias a su alto grado de competitividad, la fotovoltaica puede dotar a la industria española de una ventaja competitiva en el precio de la electricidad con respecto a sus competidores de los países de nuestro entorno. La energía fotovoltaica ha dado empleo hasta hace un mes a 60.000 personas, entre empleo directo, indirecto e inducido, además de contribuir a reactivar la economía local de las zonas de la España vaciada.

 

11 medidas a tomar para fortalecer la aportación a la recuperación económica de las plantas en suelo y del autoconsumo

 

En el segmento de plantas fotovoltaicas en suelo:
El sector fotovoltaico traza un plan para la reactivación y la recuperación económica de España
Vista aérea de una instalación fotovoltaica en el campo
  1. La celebración de subastas renovables, elemento clave para cumplir con el PNIEC, de acuerdo a un nuevo modelo que marque un precio por la energía generada y pay-as-bid, de cara a contribuir con rapidez a una recuperación rápida de la actividad.
  2. La revisión del marco regulatorio de acceso y conexión a través de un procedimiento claro, transparente y exigente en plazos para la obtención de permisos y que elimine comportamientos especulativos sin impedir la entrada de pequeños productores.
  3. La reducción de plazos de tramitación administrativa, mediante un aumento de la digitalización, que se permita cierta simultaneidad en los trámites con las distintas administraciones, particularmente entre la solicitud de la autorización administrativa, el cambio de uso del suelo y la licencia de obra, y los dictámenes de ciertos organismos, así como que éstas cuenten con suficiente personal cualificado.
  4. La definición de una política de desarrollo industrial asociada a la energía fotovoltaica, para capturar las mayores rentas en términos de empleo y crecimiento económico derivadas de la nueva capacidad a introducir por el PNIEC.
En el segmento del autoconsumo:
El sector fotovoltaico traza un plan para la reactivación y la recuperación económica de España
Instalación de autoconsumo sobre tejado en zona industrial
  1. Incentivación fiscal de carácter temporal, amortización acelerada de las instalaciones para las empresas que instalen autoconsumo e IVA reducido para los clientes domésticos.
  2. Reducción del término fijo de la factura eléctrica para que no sea una barrera para la transición energética. Es necesaria una reforma de la fiscalidad ambiental que aplique el principio de quien contamina paga.
  3. Simplificación y digitalización de las tramitaciones administrativas del autoconsumo. Para las instalaciones sobre cubierta proponemos realizar la tramitación por la vía de la comunicación previa.
  4. Lanzamiento cuanto antes de un programa de apoyo a los proyectos innovadores y de demostración con fondos estructurales.
  5. Revisión del Código Técnico de Edificación, incorporando mayores obligaciones a la instalación de autoconsumo.
  6. Reforma de la Ley de Propiedad Horizontal para facilitar las instalaciones de autoconsumo colectivo, aún minoritarias.
  7. Campaña de promoción por parte de las administraciones públicas que traslade a los consumidores el mensaje de que el autoconsumo es una opción viable para su suministro que permite el ahorro en la factura.