SHARE
Facel ofrece una Guía Interpretativa sobre el contenido de las actividades esenciales

La Asociación Española de Fabricantes de Cables y Conductores Eléctricos y de Fibra Óptica acaba de hacer pública una Guía Interpretativa sobre el contenido de las actividades esenciales del Real Decreto-Ley 10/2020 y sus notas aclaratorias. El objetivo consiste en sintetizar “aquellos puntos o aspectos que ayudan a clarificar que la actividad productiva de material eléctrico (Cables y Cableado, entre el mismo), debería ser considerada esencial” y, por tanto, exenta de ser clasificada dentro del apartado de “Permiso Retribuido y de Suspensión de actividades productivas no esenciales“.

Entre los argumentos que justifican dicha “esencialidad” para Facel están los siguientes:

  • “Las actividades de importación y exportación de todo tipo de productos, bienes y servicios no están obligadas a cerrar, ni tampoco las fábricas que tengan problemas para volver a funcionar”.

En este sentido, también quedan exceptuadas de la aplicación del artículo 2, las personas trabajadoras respecto de las actividades englobadas en dicho epígrafe. Desde Facel consideran que “un certificado del cliente o destinatario receptor de los productos, indicando que su recepción es clave, necesaria o esencial, sería prueba suficiente”.

  • “La industria manufacturera se considera esencial en la medida en que su actividad sea necesaria y esté destinada a proveer de los bienes y materiales necesarios para el desarrollo de los sectores esenciales establecidos en el anexo del Real Decreto-Ley, entre ellos la distribución mayorista e instalación de Cables y material eléctrico en general”.

De acuerdo a ello, la industria manufacturera deberá emplear a aquellos trabajadores que sean imprescindibles para garantizar esta actividad.

  • “Es posible la apertura de centros de productores de material eléctrico, proveedores de distribuidores y empresas de instalación de material eléctrico, siempre que cumplan las condiciones de seguridad e higiene, no existiendo por lo tanto impedimento a la realización de sus actividades”.

Además, varias comunidades autónomas (País Vasco,  Aragón, Galicia, Asturias, etc…)  han dispuesto notas interpretativas oficiales en las que reconoce como “actividad esencial” la que desempeña el sector de fabricación de cables y material eléctrico, así como de telecomunicaciones y su equipamiento.

Facel concluye que “aun resultando una decisión individual y particular de cada fabricante o compañía, la interpretación institucional  de Facel es evidentemente clara, en el sentido que además de la ya reconocida actividad productiva del sector de telecomunicaciones como esencial por parte del Ministerio, también esta esencialidad debe ser  extrapolable al sector energético, por cierto, uno de los pilares estratégicos de la industria española según Ley de Abril 2011, y obviamente a los centros de fabricación de cables e hilos eléctricos y del material eléctrico en general”.