SHARE
El Consejo General de Economistas solicita la ampliación del pago de impuestos a la ministra de Hacienda

El Consejo General de Economistas ha remitido una carta a la titular del Ministerio de Hacienda, María Jesús Montero, para solicitarle la ampliación de los plazos de ingreso de las autoliquidaciones, a través de la publicación “casi inmediata” de una norma que permita retrasar el vencimiento, así como también que los contribuyentes del Impuesto de Sociedades puedan adecuar sus pagos fraccionados. La carta está firmada por el presidente del Consejo, Valentín Pich, y el presidente del Registro de Economistas Asesores Fiscales, Jesús Sanmartín, que aseguran no querer ser «reiterativos» ante el momento «crítico» de la economía derivado de la crisis sanitaria. El Consejo ya ha realizado esta misma solicitud en anteriores ocasiones, aunque ahora y después de valorar el aplazamiento de autoliquidaciones para pymes y autónomos y también la ampliación de ciertos plazos de los procedimientos tributarios, creen necesario dar «un paso más» en algunos aspectos.

En su opinión, la nueva norma debería establecer “la ampliación de los plazos de ingreso de las autoliquidaciones cuyo vencimiento se produzca a partir de la entrada en vigor de dicha norma, estableciendo un segundo vencimiento alternativo hasta el 1 de junio, salvo que el Estado de Alarma se amplíe hasta después del 3 de mayo, en cuyo caso se ampliará por los días que exceda de dicha fecha”. De este modo, aquellos contribuyentes que quieran presentar las autoliquidaciones en el plazo originalmente previsto podrán hacerlo y, en el caso de que se trate de pymes, podrán mantener la opción de aplazar su pago 6 meses, y hasta 30.000 euros, de manera casi automática, conforme a lo dispuesto en el Real Decreto-ley 7/2020.

Según la valoración del Consejo General de Economistas, el Estado sólo se vería afectado en el retraso de los ingresos procedentes del resto de contribuyentes poco más de un mes y, además, las empresas podrían eludir los problemas que sufren para confeccionar sus declaraciones debido a las restricciones a la movilidad vigentes durante el estado de alarma. También proponen que los contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades puedan modificar la opción de cálculo del pago fraccionado del impuesto al presentar la declaración del primero de ellos. Esta medida haría posible adecuar los pagos fraccionados de 2020 a la base imponible de ese ejercicio, también para aquellos contribuyentes cuyo volumen de operaciones no sea mayor de 6 millones de euros en los 12 meses previso al inicio del ejercicio.

En la carta, los autores aducen que “partimos del reconocimiento de que la situación es muy difícil”, con muchas necesidades que atender, un gasto social y asistencial de «grandísimas proporciones», y mencionan también la “prioridad» del gasto sanitario, “pero creemos que se debería dar un paso más en algunos aspectos”, añaden. Pich y Sanmartín reconocen también que el Gobierno ha reaccionado “como tiene que ser, taponando vías de agua, con el objetivo de que el problema sea transitorio y no se cronifique cuando se pueda retomar la actividad, contando con unos recursos muy limitados, por ahora con una difusa ayuda de la UE aún pendiente de concretar, y teniendo que tomar decisiones a toda velocidad». Finalmente se ponen a disposición de la ministra y subrayan, su “convicción” de que sus propuestas “conseguirán aunar un cierto mantenimiento de ingresos, para que el Estado pueda seguir atendiendo los extraordinarios gastos que esta situación exige, con que los contribuyentes puedan cumplir efectivamente con sus obligaciones tributarias”.