SHARE
El precio del petróleo se enfrenta a un colapso sin precedentes en la historia

El petróleo se encuentra, como tantos otros productos y sectores de actividad, ante una situación que no tiene precedentes en la economía mundial. Su precio se ha desplomado desde enero más de un 55 % hasta situarse por debajo de la barrera crítica de los 30 dólares, en concreto, ayer alcanzó los 27 dólares por barril. En principio esa circunstancia tenía que ver más con tensiones entre los productores, pero ahora la crisis económica que se deriva de la emergencia sanitaria en la que vivimos, supondrá redoblar los problemas y afrontar un exceso de oferta que los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de fijar y podría estimarse entre los 2 y 4 millones de barriles al día, una abundancia de la oferta de la que no se tiene recuerdo en la historia reciente.

La situación que se vive en la actualidad es la un grave problema doble con un exceso de oferta por un lado y una enorme contracción de la demanda, como consecuencia del retroceso de la actividad a nivel global, por las políticas de choque que se van adoptando contra el Coronavirus COVID – 19. Según los expertos esta dualidad no tiene precedentes en la historia del mercado del petróleo, e incluso algunas de estas afirmaciones como la del director de la Agencia Internacional de la Energía, Fatih Birol, se remontan a un escenario en el que la demanda todavía no se había contraído como lo ha hecho a fecha de hoy, y mucho menos aún como se prevé que lo hará en las próximas semanas. Los mismos expertos afirman que los precios podrían situarse en los niveles de los años 2003 ó 2004, cuando el barril de crudo se movía entre los 20 y 30 dólares. Aunque ya se sitúa ya en esos márgenes, aún lo hace relativamente cerca de los 30 euros. Hay que tener en cuenta también que el precio del barril rozó los 150 dólares en el año 2008 y que seis años después superó los 100 dólares.

Los analistas también enjuician la actitud de los productores en su “pulso” por fortalecer su posición en el mercado, por ejemplo Arabia Saudí aumentó la oferta como nunca antes lo había hecho en un escenario de “shock” de la demanda. Si existen opciones de que esa “pelea” se mitigue y se llegue a un entendimiento, el precio podría subir, pero si el entendimiento se produce entre los miembros de la OPEP, Organización de Países Exportadores de Petróleo, para mantener una producción elevada más allá de mayo o junio, los precios seguirían desplomándose.

En todo caso, si algunas de las variables se cumplen, el mercado del petróleo podría vivir un periodo de sobreoferta precisamente en el segundo trimestre que está apenas un par de semanas de iniciarse. Según la propia Agencia Internacional de Energía, lo previsto es que la demanda mundial caiga este año por primera vez desde 2009, aunque lo que no se sabe aún es el impacto de esa caída, que estará muy vinculada a la evolución de la crisis sanitaria. Por ello también, la AIE considera que este año se incrementaran las reservas de petróleo en todo el mundo.