SHARE
La escalada del precio de la luz pone en entredicho el futuro de las comercializadoras

La subida de precios en el sector energético no es un motivo de preocupación sólo para los consumidores, sino que muchas comercializadoras también lo sufren de forma intensa. Y teniendo en cuenta que las previsiones para el otoño no difieren mucho de los valores actuales de los precios, algunas de esas compañías podrían verse en una situación muy comprometida en un futuro cercano, dadas las tensiones del mercado.

 

Las grandes eléctricas no sufren ese problema porque los precios, aunque les perjudican también en el ámbito de la distribución y la comercialización, les favorecen mucho en la generación y permiten que no afecte a su cuenta de resultados, incluso que les favorezca. Pero todas aquellas comercializadoras que no tienen activos en generación y que son la amplia mayoría, deben comprar la energía que venden a los consumidores en el mercado mayorista.

Las previsiones sitúan el c en el entorno de los 100 euros hasta los últimos meses del año, un precio muy por encima de lo habitual. Las comercializadoras requieren de una disponibilidad financiera muy elevada para realizar sus compras diarias de energía. Muchas de ellas han firmado acuerdos de precios con sus clientes antes de haber cerrado el suministro en el mercado mayorista, de tal forma que su situación financiera podría complicarse en la parte final del año y llegar a quiebras en algunos casos.

 

La demanda de energía crece un 7,4 %, en junio

Red Eléctrica de España acaba de publicar los datos referentes al consumo del mes de junio y concluyen que la demanda de energía eléctrica ha crecido un 7,4 % en el sistema eléctrico peninsular y un 6,7 % respecto al mes de junio también, pero de 2020. En lo que va de año, la demanda peninsular sube un 5,5 % en relación con el año pasado, lo que da una idea del nivel de consumo elevado que existe en la actualidad.

En ese contexto, las comercializadoras requieren una “musculatura financiera” de gran envergadura para afrontar la demanda del mercado. Al elevado riesgo de insolvencia que la situación conlleva se asoman muchas comercializadoras independientes, a las que la escalada de precios les ha sorprendido, igual que al resto del mercado. Y además tendrán un problema añadido en la reciente bajada del Impuesto del Valor Añadido en la factura final, que sólo afecta a sus cobros por la energía suministrada, con un 10 % de IVA, pero por el contrario no es igual en los pagos que las propias comercializadoras afrontan, que en este caso mantienen un IVA del 21 %. Aunque puedan deducirse el gasto, tendrán que soportarlo con su capacidad financiera hasta que Hacienda se lo devuelva, varios meses después. Los propios comercializadores opinan que el Gobierno debería haber hecho extensiva esa reducción del IVA a sus propias operaciones para evitar esas tensiones financieras aún mayores que se les avecinan.

 

En junio, el 46,3 % de la generación fue renovable

Por otro lado y también según los datos publicados sobre junio por Red Eléctrica de España, la generación procedente de fuentes de energía renovable representó el 46,3 % del mix. Durante este mes, la producción de energía verde fue de 9.249 GWh, un 8,4% más que en el mismo periodo de 2020. El 66,1 % procedió de tecnologías que no emiten CO2 equivalente, mientras la energía eólica registró 3.518 GWh, un 8,6 % más que la producción de junio del año pasado, y la solar fotovoltaica 2.254 GWh, un 28,2 % más que el mismo mes de 2020.