SHARE
La semana próxima concluye el plazo de consulta previa para la elaboración de la Estrategia Nacional de Autoconsumo

El plazo abierto por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para la consulta pública previa de cara a la elaboración de la Estrategia Nacional de Autoconsumo concluirá el próximo 18 de septiembre, después de 50 días abierto. Con ella se establecerán las líneas de actuación para promover el autoconsumo renovable, situando al ciudadano en el centro del sistema energético, y también se activará su uso como herramienta clave en la lucha contra la pobreza energética.

La consulta previa incluye 18 de preguntas sobre las oportunidades, retos y barreras que existen en la actualidad para la implantación del autoconsumo y, en concreto, cuáles son las necesidades más urgentes de cara a una reactivación económica rápida y sostenible. También incluye cuestiones sobre sectores específicos como el agrícola, el industrial o el de servicios; nuevos modelos de negocio; el papel que deben jugar las administraciones públicas; o las comunidades de energía. Asimismo, se pregunta por las actuaciones necesarias para combatir la pobreza energética desde este ámbito. Las alegaciones pueden enviarse a la dirección de correo bzn-autoconsumo@miteco.es, indicando en el asunto “Estrategia de Autoconsumo”. Toda la documentación está disponible en este enlace de la página Web del MITECO.

El autoconsumo puede desempeñar un papel relevante en la generación de actividad económica y empleo en el corto plazo, no solo de forma directa sino también por el efecto tractor sobre las distintas cadenas de valor locales y a través  del ahorro en costes energéticos para consumidores domésticos, industriales, del sector servicios o administraciones públicas.

Asimismo, la Estrategia desarrollará los instrumentos para promocionar su uso compartido, con fórmulas como las comunidades energéticas, y facilitará la implantación de aplicaciones en ámbitos como el industrial o de sector servicios en un contexto de reactivación económica. En este sentido, el autoconsumo no solo constituye una fuente directa de generación de empleo y actividad, ligada a su instalación, sino que también ejerce un efecto tractor sobre el conjunto de la cadena de valor española, que pueden beneficiarse del ahorro de costes energéticos y el impulso a la modernización asociados a esta modalidad energética.

La elaboración de la Estrategia Nacional de Autoconsumo responde al mandato del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PINEC) 2021-2030, que contempla en su planificación las distintas potencialidades de esta forma de generación de energía: acerca la generación energética al consumo efectivo, lo cual reduce pérdidas y mejora la eficiencia; impulsa las fórmulas de consumo compartido,  permiten aprovechar al máximo la capacidad de generación y, por tanto optimizar la inversión; favorece la implicación de los consumidores en la producción renovable sobre el territorio; puede suponer una palanca en la competitividad de los sectores económicos e industriales, incluyendo el sector público; y constituye una herramienta para mitigar la pobreza energética y la dependencia energética de los hogares y colectivos vulnerables.

La Estrategia quiere completar el marco de acción del Gobierno en esta materia tras los cambios normativos impulsados en los últimos dos años y que han ayudado a duplicar la potencia de autoconsumo instalada en España. Dentro de esa acción del Ejecutivo se incluyen el Real Decreto-ley 15/2018, que derogó el denominado impuesto al sol; y el Real Decreto 244/2019, que habilitó la figura del autoconsumo colectivo, estableciendo el sistema de compensación de excedentes o simplificando la tramitación y requisitos para este tipo de instalaciones. A partir de ese marco, la Estrategia analizará el potencial de penetración del autoconsumo en los distintos ámbitos,  las posibles barreras y necesidades, así como las medidas y actuaciones necesarias para aprovechar todas las oportunidades que ofrece a consumidores y sectores económicos, y para garantizar una adecuada integración en el sistema.