SHARE
La CNMC publica los protocolos de cálculo para compensar los excedentes del autoconsumo

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha publicado los protocolos necesarios para realizar los cálculos económicos que permiten a los autoconsumidores compensar sus excedentes de producción de energía. De este modo serán las comercializadoras quienes deban efectuar dichos cálculos, según el mecanismo establecido por el Real Decreto 244/2019, que permite restar el valor de la energía que dichos autoconsumidores generen y viertan a la red por no haberla consumido.

Precisamente, Competencia creó un grupo de trabajo con las propias comercializadoras y también con las compañías distribuidoras para adaptar dichos protocolos de comunicación entre todas las empresas implicadas, pero esta medida no llegó a un acuerdo y ha sido ahora el propio organismo regulador quien ha tomado la decisión sobre ellos. A esta modalidad pueden adaptarse las instalaciones menores de 100 kW y podrán hacerlo sin cargas añadidas, aunque el ahorro lo percibirán después de haberse amortizado el sistema de autogeneración.

Desde ahora, las compañías dispondrán de un mes para adaptar sus sistemas de información a los nuevos protocolos publicados, y a continuación ya podría iniciarse el proceso para que los autoconsumidores vean compensado su excedente de energía. También está prevista la opción de que dichos excedentes sean compartidos entre aquellos propietarios de la instalación que opten por hacerlo, en lugar de llevarlos a la red.  Sin embargo, aún está pendiente de perfilar por completo la distribución entre partícipes en esta modalidad de autoconsumo compartido

Además, las empresas distribuidoras deberán informar cada año sobre las instalaciones de autoconsumo conectadas a la red y a sus instalaciones, con el fin de conocer todos los detalles de las mismas, número total, tipología, potencia, energía generada, energía vertida a red, etc. El objetivo es que dicha información sea remitida al Ministerio para la Transición Ecológica con el fin de poder disponer de datos fiables sobre el impacto económico que esta modalidad de generación de energía tiene en el total del sistema.