SHARE
La Unión Europea incrementa su objetivo de reducción de emisiones para 2030 hasta un 15 %
European Commission President Ursula von der Leyen addresses her first State of the European Union speech during a plenary session of the European Parliament as the coronavirus disease (COVID-19) outbreak continues, in Brussels, Belgium September 16, 2020. REUTERS/Yves Herman

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha anunciado este miércoles un incremento del objetivo de reducción de emisiones para el año 2030 hasta el 55 %, desde el actual 40 %.

 

Lo ha hecho durante su primer discurso sobre el estado de la Unión Europea, que ha estado marcado y presidido por la gravedad de la crisis generada por el COVID-19 y la situación actual de la pandemia. El anuncio de Von der Leyen supone un apoyo explícito a la próxima COP26 de Glasgow y pone el énfasis en la importancia de la inversión en energías renovables y en incrementar la eficiencia energética como factor clave de cara a la recuperación económica.

Además, la Comisión Europea hace hincapié en que el efecto de la crisis no debe suponer un retraso en las ambiciones medioambientales de la Unión Europea y que los recursos para llevarlas a buen término seguirán siendo tan ambiciosos como las pretensiones. El objetivo final es lograr la neutralidad climática. La Comisión ha contado con el apoyo y la ayuda de Irena, Agencia Internacional de Energías Renovables, a la hora de cuantificar los beneficios económicos derivados de su apuesta medioambiental. Además será la propia agencia quien presente un informe con los datos obtenidos la próxima semana, y en el que propondrá una estrategia basada en las renovables

Los datos de la patronal que agrupa a las eléctricas europeas, Eurelectric, indican que son precisamente las energías renovables las que van ganando terreno en el mix energético con una cuota que supera ya el 40 %, cuando hace una década era justo la mitad, mientras el carbono ha visto reducida su presencia a sólo un tercio de la generación. Lo previsible es que esta tendencia vaya incrementándose paulatinamente en los próximos años e incluso podrían volver a doblarse las proporciones en los próximos diez años. El factor clave estriba en conseguir un reemplazo del uso de la energía en los ámbitos que más consumo generan: el transporte, los edificios y la industria. Para ello es necesario también incrementar la capacidad productiva de las diferentes renovables, para lo que la inversión constituye un elemento imprescindible.

Por su parte, más de centenar y medio de empresas, inversores y redes comerciales europeos han hecho pública una carta pidiendo precisamente la ampliación del objetivo que ahora ha aprobado la Comisión. Además se comprometen con determinación a trabajar con la Unión Europea para lograrlo y también para hacer frente a los efectos del COVID-19, a través de una recuperación económica en la que la sostenibilidad sea un elemento clave. Multinacionales como Apple, Microsoft, IKEA, Google, Deutsche Bank o Unilever son algunas de las empresas firmantes de un texto, en el que se pide a los responsables políticas que continúen “tomando medidas regulatorias audaces y demostrando a los gobiernos de todo el mundo qué acciones se necesitan para ponernos en el camino de alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París”.