SHARE
MIGUEL ÁNGEL GÓMEZ, PRESIDENTE DE FENIE

Miguel Ángel Gómez preside la Federación desde finales de 2019. Su elección, en un contexto sin cambios y sin ninguna otra candidatura a la que hacer frente, hacer prever un mandato continuista y sin sobresaltos al frente de la Federación.

 

La crisis desatada por el COVID – 19 ha supuesto un reto para colectivo y el desafío sobre cómo afrontar ahora la reactivación de la mejor forma, ¿cómo resumiría los principales problemas que han sufrido las empresas instaladoras en este tiempo y cuáles son las principales necesidades que tienen ahora en su vuelta a la actividad?

Según una encuesta que lanzamos desde FENIE, los principales problemas de las empresas instaladoras eran, principalmente, la falta de actividad y de liquidez. Uno de los datos que obtuvimos fue que la actividad había disminuido un 40 %, pero estamos comprobando que la recuperación está siendo más rápida de lo que podríamos prever meses atrás.

En cualquier caso, desde FENIE seguimos atentos a la evolución y respecto de cualquier necesidad que tenga nuestro colectivo, allí estaremos para ayudar en todo lo que haga falta.

 

«En cuanto a los retos, el principal está encaminado a digitalizar nuestros servicios y a avanzar hacia una Federación 4.0, con todo lo que ello implica»

 

 

Accedió sólo hace unos meses a la presidencia de Fenie y casi no le había dado tiempo a asumir el cargo cuando se desató la pandemia, ¿cuáles son los principales objetivos que se marcó en su mandato y en qué medida ahora han cambiado o han surgido otros nuevos para este tiempo renovado?

La nueva etapa continúa la línea de trabajo que iniciamos en la anterior candidatura, en la que yo era vicepresidente. Después, como bien dices, ha venido el COVID-19 y ha servido para darme cuenta del gran compromiso de los miembros del Comité Ejecutivo para que la Federación continúe siendo la referencia del sector. La actividad ha sido intensa y hemos salido reforzados como entidad, gracias al trabajo que hemos desarrollado junto con las asociaciones.

En cuanto a los retos, el principal está encaminado a digitalizar nuestros servicios y a avanzar hacia una Federación 4.0, con todo lo que ello implica.

 

Las pymes instaladoras carecen muchas veces de estructuras para responder financieramente a medio o largo plazo, ¿cuál es la respuesta que las diferentes administraciones deben dar en este momento de crisis para que ese tejido industrial pueda sobrevivir y encarar el futuro con las mejores perspectivas?

FENIE, como sabes, forma parte de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad. Desde su creación hemos formado parte de la Junta Directiva y hemos seguido sus actividades de cerca, pero en este periodo queremos ser un actor principal en la lucha contra la morosidad.  Vamos a trabajar para fomentar que se regule un Reglamento Sancionador junto con la PMcM y contribuir a que las diferentes iniciativas que surjan de esta organización logren los objetivos establecidos.

Recientemente se ha promovido una proposición de ley que va en esta dirección y hemos de aprovechar el escenario que ha provocado el COVID-19 para lograr que se materialice en un reglamento de una vez por todas.

 

«La nueva etapa continúa la línea de trabajo que iniciamos en la anterior candidatura, en la que yo era vicepresidente»

 

 

El Plan Verde Europeo, la Ley de cambio Climático… Todas las normas que enfocan el futuro hacia la sostenibilidad son la principal vía de futuro para el sector, a través de la eficiencia energética, de las energías renovables o de la movilidad eléctrica, ¿qué mensaje hay que transmitir a las empresas instaladoras para que encaren el futuro con confianza y determinación, con la vista puesta en esos nuevos negocios?

FENIE ya lleva trabajando mucho tiempo en este sentido y las empresas instaladoras, con anterioridad a que el mensaje político se haya ido enfocando hacia la eficiencia, sostenibilidad, etc., ya estaban centradas en desarrollar este tipo de servicios para sus clientes y poder ofrecerles servicios que generasen un ahorro económico. Por lo tanto, vamos un paso por delante y eso que tenemos ganado. Tenemos la formación, la experiencia y el conocimiento del usuario, por lo tanto, todo parece que va encaminado a que nuestro sector va a ser clave en el cumplimiento de los objetivos del MITECO.

 

«La empresa instaladora está preparada para asumir el rol que le toque y contribuir a que el ciudadano se convierta en el centro del sistema energético»

 

 

Entre los objetivos de ese nuevo rumbo está el de «empoderar al ciudadano y situarlo en el centro del sistema energético», ¿cómo puede el profesional de la instalación contribuir a ello como proveedor de confianza del usuario final? ¿Qué se necesita para culminar la adaptación del instalador al nuevo rol de asesor energético?

Tal y como he comentado anteriormente, esta labor es ya conocida por nuestro colectivo y es lógico que se aproveche todo el trabajo que hemos desarrollado conjuntamente durante todos estos años. La empresa instaladora está preparada para asumir el rol que le toque y contribuir a que el ciudadano se convierta en el centro del sistema energético.

 

La pandemia y la crisis han persuadido al sector acerca de la necesidad de que exista una mayor unión entre colectivos e incluso una respuesta común, ¿cómo cree que debe implementarse esa unidad y qué pasos son necesarios para llevarla a cabo?

Más que un procedimiento de implementación, es una cuestión de responsabilidad asociativa y sensibilidad a la hora de apoyar iniciativas que puedan no afectar directamente. Si bien es cierto que toda la cadena, fabricantes, distribuidores e instaladores, tiene un nexo de unión y es que, si la empresa instaladora no vende, todos se ven afectados. Por lo tanto, desde FENIE vamos a continuar haciendo sector y apoyaremos aquello que pueda ser beneficioso para todos.

 

En medio de un periodo de incertidumbre como el que vivimos, ¿qué mensaje optimista y de futuro le gustaría transmitir al colectivo que representa desde la presidencia de Fenie?

Que estamos viendo que el sector está muy vivo y el termómetro puede ser FENIE. Es muy importante que haya una Federación que se comporte como lo está haciendo actualmente FENIE, que está inmersa en multitud de iniciativas, grupos de trabajo, foros, lo que implica que las empresas instaladoras están presentes a través de ella en multitud de iniciativas que serán una realidad en unos años. Estamos en un momento de siembra, para que nuestro colectivo recolecte luego lo sembrado por FENIE durante todos estos años.