SHARE
Luis Antonio Gaite, responsable del Segmento de Centros de Datos de ABB

Experto en mejorar la eficiencia energética de las instalaciones, Luis Antonio Gaite es responsable del desarrollo del negocio en el segmento de los centros de datos para ABB España. Ha participado también en varios proyectos internaciones con algunas de las principales ingenierías, EPC e integradores de España.

 

Electrificación, Digitalización y Sostenibilidad, alrededor de estos conceptos gira la estrategia presente y futura de ABB, ¿cómo se conjuga esa triple vertiente en el ámbito de mercado de la industria y de sus conexiones a otros como las infraestructuras, el transporte e incluso la edificación?

Nos enfrentamos al mayor reto energético de la humanidad, la demanda de energía crece constantemente y hay que buscar alternativas a las fuentes de energía tradicionales, mientras la calidad del suministro cumple parámetros de calidad cada vez más exigentes. En este entorno, digitalización e inteligencia artificial desempeñan un papel básico para lograr estos objetivos en una economía cada día más globalizada.

El consumo energético de los edificios ha ido creciendo rápidamente, pero aún existe un gran potencial de ahorro energético en ellos. Para conseguirlo hay que dotar de inteligencia a su sistema nervioso central y eso ha de hacerse mediante la digitalización.

Además, las ciudades tienen dos importantes retos cara al futuro: disminuir el consumo energético y reducir las emisiones. Las infraestructuras urbanas deben ayudarnos a dar respuesta a necesidades que se plantearán en los próximos años. El puzzle lo forman sistemas tan diversos como las instalaciones de carga de vehículos eléctricos, la generación de energía sostenible, etc. Se estima que para 2030, los centros de datos de hiperescala consumirán del 15 al 30 % de toda la demanda eléctrica en algunos países pequeños.

 

La Digitalización revoluciona la industria a través de la conectividad, los datos y una mejor gestión de la energía, pero también hace imprescindible otros factores como una mayor flexibilidad y una mayor seguridad, ¿qué soluciones ofrece ABB en este sentido a sus clientes?

Digitalización y flexibilidad van de la mano porque la tecnología aporta la segunda. Como ejemplo, la flexibilidad operacional de una instalación eléctrica basada en ABB i-bus® KNX permite que todos los productos y soluciones de un edificio puedan estar conectados y comunicados entre sí, a través de controladores que utilizan protocolos de comunicación especializados y seguros, de alto nivel. Y todos los datos y la información se cargan en el sistema de gestión del edificio para poder supervisarlo y controlarlo en cualquier momento de forma segura.

En ABB hemos logrado grandes avances en el ámbito de las tecnologías del IoT y servicios a lo largo de la última década. Y a medida que evolucionan sus oportunidades lo hace también la necesidad de una mayor ciberseguridad. La protección de los sistemas es esencial en nuestra estrategia. Más de la mitad de nuestros productos se vinculan al software, por lo que es básico integrar la ciberprotección en el ciclo de vida de un producto. Pero ninguna solución por sí sola garantiza la seguridad de sistemas cada día más interconectados, hay que trabajar con los clientes para crear un enfoque defensivo integrado, con varias capas de seguridad que permitan detectar e impedir las amenazas en caso de que surjan. Además, contamos con un Consejo de Ciberseguridad propio y participamos en la normalización de la ciberseguridad.

 

También exige versatilidad, ¿en qué medida se diferencian y se pueden ofrecer desde soluciones complejas para industrias de gran tamaño hasta otras más sencillas para pymes y negocios más pequeños?, ¿y para digitalizar instalaciones ya existentes de otras nuevas?

Antes de plantear la digitalización de cualquier instalación, lo primero es conocerla con detalle, más que su tamaño, su complejidad. ABB Ability™ es nuestra capacidad digital multisectorial, se extiende desde los dispositivos hasta la nube, con equipos, sistemas, soluciones, servicios y una plataforma que permite a nuestros clientes saber más, hacer más y hacerlo juntos. Les conecta con el poder del Internet Industrial de las Cosas (IIoT), convirtiendo los datos en información útil para actuar cerrando el bucle y generando valor para los clientes en el mundo real.

La captura de datos y su análisis posterior para crear información son etapas necesarias. El traspaso de esa información al mundo físico de las operaciones de cualquier compañía o la gestión de un edificio es la tercera y crucial etapa, que genera valor para el cliente. En este último aspecto nos distinguimos, aportando soluciones y cerrando el bucle.

 

Luis Antonio Gaite, responsable del Segmento de Centros de Datos de ABB

“La Península Ibérica se encuentra, además, en un enclave privilegiado para el desarrollo de estas infraestructuras ya que los diferentes cables submarinos que llegan nos sitúan a 65 milisegundos de América, 16 ms de Europa o África y eso nos acerca digitalmente a millones de usuarios”

 

¿En qué medida los centros de datos ayudan a impulsar la eficiencia en esos diferentes modelos de negocio en cada ámbito, industria, servicios, infraestructuras,…?

Los centros de datos son la infraestructura que da soporte y hace realidad la digitalización de cualquier empresa. Actualmente cambia el modelo de tráfico en Internet, antes se hacía desde grandes nodos y ahora el dato necesita generarse lo más cerca posible del usuario final. La Península Ibérica se encuentra, además, en un enclave privilegiado para el desarrollo de estas infraestructuras ya que los diferentes cables submarinos que llegan nos sitúan a 65 milisegundos de América, 16 ms de Europa o África y eso nos acerca digitalmente a millones de usuarios. Eso favorece el desarrollo de estas infraestructuras y permite posicionar a Madrid como uno de los mayores Hubs de distribución de información digital del sur de Europa.

Los centros de datos también impulsarán el desarrollo de las infraestructuras necesarias para dar servicio a estas instalaciones industriales. En España contamos con unas redes de fibra óptica excelentes y una red energética que garantiza un suministro de la máxima calidad, pero aún estamos lejos de otras localizaciones. La densidad de centros de datos en Madrid es 7 veces inferior a la que existe en Londres o 14 veces a la Ámsterdam por ejemplo, lo que da a entender su potencial de desarrollo.

Grandes compañías como Amazon o Microsoft abren ubicaciones en España y despliegan instalaciones de fuentes de energía renovables, pero aún hay muchos por llegar y lo harán próximamente.

 

“La sostenibilidad es el negocio”, subrayó Alfonso González en el último ABB Experience presencial hace dos años, ¿cómo debemos acelerar el desarrollo inteligente que está pendiente para los edificios, el transporte y la industria?, ¿en qué medida ABB ha avanzado en este tiempo para contribuir a la descarbonización a través de una mayor eficiencia?

Desde entonces se ha corroborado esa tendencia. Nos enfrentamos al gran desafío de un desarrollo urbano sostenible e inteligente, con una movilidad y una energía que también lo sean. Nuestra mayor oportunidad para reducir las emisiones es utilizar la energía más eficientemente. Así retrasaríamos el calentamiento global en los próximos 25 años. La tecnología avanzada, tal como la inteligencia artificial, tiene gran potencial para acelerar el progreso de los objetivos de desarrollo sostenible.

En ABB nos estamos esforzando en crear productos y servicios de verdad inteligentes y adaptativos, porque sus requerimientos varían a lo largo de su vida. La inteligencia artificial también permite optimizar el mantenimiento de los equipos, pasando de aquellos basados en intervalos fijos a otros basados en la condición del equipo, ya que todos los sensores digitales que incorporamos permiten conocer su estado en tiempo real.

 

El almacenamiento es otro de los vectores también pendientes y en desarrollo, ¿hacia dónde avanza el mercado?, ¿qué tendencias marcarán el futuro?

Si nos centramos en el almacenamiento basado en baterías, el coste, la autonomía y la longevidad de las mismas son los tres parámetros críticos a la hora de su diseño. De todas las tecnologías más extendidas como las de plomo, Ni-Cad o Li-Ion actualmente son estas últimas las que mejor cubren las necesidades de la mayoría de las aplicaciones. El mercado avanza en el desarrollo de nuevas tecnologías asociadas, por el gran crecimiento del vehículo eléctrico. Disponemos de baterías de Iones de Sodio (Na-Ion) una prometedora alternativa de bajo coste al litio y más medioambiental, pero con una densidad energética entre un 20 % y un 30 % más baja.

 

¿Qué podemos hacer para involucrar cada vez más a las empresas instaladoras en estos ámbitos?

Hablamos de mercados, actores y competencia cada vez más globales. Formación y especialización son fundamentales y para poder ser más competitivos necesitamos aprender cómo aprovechar el poder de la tecnología. Los fabricantes estamos creando herramientas adaptadas al entorno online y formaciones cada vez más frecuentes y completas sobre nuestras tecnologías. Las formaciones online han llegado a ser auténticas masterclass para ampliar nuestros conocimientos.