SHARE
José Pérez, consejero delegado de Recyclia

Consejero delegado en Recyclia, presidente de la Fundación Ecopilas y delegado general de Ecolum, José Pérez García es doctor en Disciplina Académica en Derecho por la Universidad Complutense y fue también director de Ametic y de Asimelec, en cuyo seno ejerció la labor directiva durante 25 años.

 

RECYCLIA duplicó en 2019 sus recogidas respecto a sólo tres años antes, pero 2020 está siendo mucho más complicado por razones obvias, ¿cómo valoran la situación en 2020 y qué perspectivas tienen a punto de su cierre?, ¿en qué sentido la pandemia ha condicionado la actividad de RECYCLIA y de ECOLUM? 

Las perspectivas son positivas, pero efectivamente lejos de los objetivos que teníamos marcados para 2020. Y no es ajeno al resto de SCRAP´s, lo que ha motivado que recientemente desde Ofiraee solicitáramos a la vicepresidenta Teresa Ribera una moratoria en el cumplimiento de los objetivos de recogida de residuos. Una primera previsión de Ofiraee habla de un descenso del 25 % de las ventas de aparatos eléctricos y electrónicos para este año, algo que debe trasladarse al objetivo de reciclaje. Mi impresión es que la reducción de gestión de residuos se hará notar, pero quizás no tan acusada como la previsión del 25 %.

En todo caso, sí debo señalar que todo el equipo de RECYCLIA y las fundaciones ha mantenido el nivel de servicio y atención a los profesionales, durante el estado de alarma de marzo y en la actualidad. Y por supuesto, nuestro compromiso ejemplar en toda esta pandemia, con intervenciones tan simbólicas como la retirada de RAEE´s en hospitales y centros de salud,  para dar más espacio a la atención de pacientes del COVID-19.

José Pérez, consejero delegado de Recyclia
José Pérez, consejero delegado de Recyclia

El objetivo español de reducir el consumo de materiales un 30 % y la generación de residuos un 15 % a 10 años vista es sólo el inicio de una tendencia imparable”

 

El impacto de un año así parece que repercutirá en muchos ámbitos, entre ellos la sostenibilidad y el desafío ecológico, ¿en qué medida cree necesario seguir persuadiendo a la sociedad sobre lo relevante de la Economía Circular o prácticas como el reciclaje?

La concienciación ciudadana es creciente, aunque en el capítulo de los RAEE´s queda mucho margen y hay que seguir perseverando en este mensaje social de la necesidad de esa recogida selectiva que facilita sin duda esa Economía Circular. ECOLUM y el resto de entidades que conforman RECYCLIA ya han puesto el foco en las oportunidades reales de negocio que se abren paso con la Estrategia Española de Economía Circular (EEEC) que, junto al Ecodiseño, desvelan el papel del futuro Instalador y Distribuidor Circular. El mundo de la construcción y las instalaciones eléctricas y de telecomunicaciones se preparan para un cambio de modelo basado en la circularidad.

Este mensaje al profesional calará pronto también en la esfera social. No tiene sentido que se siga construyendo con criterios ineficientes e insostenibles, y que se mantenga un consumismo irresponsable de equipos eléctricos y electrónicos sin atender el derecho a la preparación para la reutilización, ya contemplado en las normativas incluso con objetivos concretos y cuantificables. Un derecho que veremos desarrollar en los próximos años.

 

En relación con la EEEC, recientemente echó en falta el desarrollo de nuevos actores en la instalación, ¿cómo cree que debe potenciarse la circularidad en el instalador profesional?, ¿qué le falta para asumir un papel protagonista en este ámbito?

La EEEC es la culminación del trabajo intenso de fundaciones históricas como ECOLUM, que lleva desde 2005 con este mensaje para todo el canal profesional. El objetivo español de reducir el consumo de materiales un 30 % y la generación de residuos un 15 % a 10 años vista es sólo el inicio de una tendencia imparable.

Hay que detener la locura de fabricar nuevos equipos infinitamente, e impulsar el modelo basado en la circularidad de los productos, la puesta en valor de los materiales y recursos y su mantenimiento en la economía durante el mayor tiempo posible, minimizando la generación de residuos. Para el sector de la iluminación no será difícil porque ya recupera el 80 % de los productos que terminan en contenedores. Falta creer e impulsar con firmeza la creación de nuevos actores en el sector construcción. La edificación tiene que ser circular, y se pueden perfilar nuevos profesionales especializados en la instalación circular, mediante el uso de tecnología con una huella de carbono casi nula y con incentivos económicos y fiscales. También se podría plantear que la etiqueta energética de los edificios se base igualmente en la huella de carbono, y premiar el buen uso de tecnologías y procedimientos circulares.

 

La Economía Circular representa en sí misma una oportunidad de negocio para las empresas, ¿cómo se sustenta esa alternativa y cómo puede transmitirse, por ejemplo, a las empresas instaladoras para persuadirles de su relevancia?

Como decía más arriba hay que redefinir el trabajo de la cadena de valor del mercado de material eléctrico y de telecomunicaciones. La Circularidad en la Edificación será el epicentro sobre el que girará todo el desarrollo futuro de la actividad. Esos nuevos marcos normativos y ese nuevo modelo de negocio pilla por sorpresa a todo el sector del material eléctrico, y por extensión, a la construcción. La aprobación de la EEEC, la Ley de Residuos, de Cambio Climático y el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, suponen nuevos retos como los objetivos de reducción a 10 años de los que hablaba antes.

Todo el colectivo profesional que trabaja en la edificación tiene que prepararse para asumir un nuevo rol y nuevos argumentos comerciales que van más allá de la eficiencia y el ahorro energético, como el futuro Instalador y Distribuidor Circular. Un futuro prometedor, en el que la clave está en manos de especialistas como ECOLUM: ayudar en la transformación hacia la Economía Circular con una gestión íntegra de sus responsabilidades medioambientales, y reducir incertidumbres para transformarlas en oportunidades.

José Pérez, consejero delegado de Recyclia
Recyclia se enfoca a la Economía Circular como parte de sus responsabilidades medioambientales

“Habrá que perseverar en los próximos ejercicios para convencer a los instaladores a través de sus asociaciones profesionales”

 

Instaladores 2.0 colabora desde hace dos años con ECOLUM RECYCLIA en fomentar esa labor a través de las asociaciones de instaladores, ¿cómo valora ese esfuerzo por llegar directamente al profesional con un mensaje claro y nítido?

En efecto, la colaboración de ECOLUM con el canal profesional hace posible el compromiso de todos los agentes involucrados en la vida de los aparatos de iluminación, desde el usuario final hasta el fabricante, pasando por el instalador y el distribuidor. El trabajo realizado ha dado sus frutos y habrá que perseverar en los próximos ejercicios para convencer a los instaladores a través de sus asociaciones profesionales.

 

En esos encuentros se demanda información concreta y pautas para transmitir a los instaladores, ¿cómo puede mejorarse esa labor para llegar al profesional?

La formación y la información son vitales. Acercarnos a los colectivos profesionales con nuestro soporte y también instalando recopiladores de RAEE´s en sus sedes, hace posible la visibilidad y el reconocimiento del trabajo que realizan SCRAP´s como los que conforman RECYCLIA. Es cuestión de tiempo y de perseverar en el mensaje y en las acciones que venimos desarrollando. La mejora vendrá de este trabajo continuado.

 

En el reciclaje, recogida profesional y doméstica se complementan y retroalimentan, ¿en qué medida el esfuerzo en una mejora a la otra y viceversa?

El gran público es algo más reticente para algunas prácticas de reciclaje que normalmente identificamos con el canal profesional. Nuestras fundaciones participan activamente en multitud de actos conmemorativos, sociales, y de colaboración con buenas causas.

Y creo que este encuentro entre lo social y lo profesional está funcionando muy bien. Patrocinamos numerosos eventos deportivos como la Vuelta Ciclista a España o torneos de toda índole, en los que los valores del deporte y el cuidado medioambiental y del entorno coinciden.

Pero hay gestos más proactivos, como la campaña que realizamos en verano Gratitud para Nuestros Mayores, una acción solidaria en colaboración con Leroy Merlin, Media Markt, Bricodepot y Decathlon, en apoyo a nuestros mayores, y a los que han perdido su vida a causa del COVID-19. Por cada kilo recuperado destinamos un euro a reforestar y crear el bosque Gratitud para Nuestros Mayores. También se contempla en esta acción preparar para su reutilización los portátiles y tablets que recibimos y luego donamos a residencias de personas mayores.

En suma, es difícil aunar conciencia social con medioambiental, y es nuestro deber seguir trabajando en potenciar todos los canales para que el mensaje de la circularidad de los productos llegue más lejos. Sólo así, con acciones directas e indirectas lograremos la conservación de nuestro Medio Ambiente.