Conecta con nosotros

Entrevistas

“La constante evolución de la tecnología nos hará imprescindibles en cualquier sector”

ELOY ORTÍ SORRIBES, presidente de AIECS

Publicado

el

Eloy Ortí Sorribes, presidente de AIECS

Eloy Ortí ha accedido este mismo año a la presidencia de AIECS, en representación de los instaladores de la provincia de Castellón. Con una dilatada experiencia en gestión empresarial, Ortí llegó al cargo con el objetivo de “dinamizar y reestructurar la asociación, poniendo el foco de atención en el servicio al asociado”.

 

Al acceder a la presidencia de AIECS hace unos meses habló de “dinamizar y reestructurar la asociación, poniendo todo el foco de atención en el asociado” ¿qué iniciativas y acciones han puesto en marcha para contribuir a ese cambio?

La nueva junta directiva solo lleva cuatro meses en la dirección de la AIECS. No obstante, en este periodo se ha desarrollado un nuevo organigrama de trabajo y se han puesto en marcha la mayoría de grupos de trabajo previstos. Todos ellos enfocados al apoyo y asesoramiento del asociado. Como ejemplo se está desarrollando un plan de formación anual basado en formación técnica impartida por fabricantes y proveedores y formación empresarial, en este caso se está negociando con algunas academias de formación especializadas.

Igualmente se está dinamizando la transmisión de información a cada asociado, bien telemáticamente, por redes sociales o correo ordinario. Se han preparado reuniones comarcales con miembros de la junta directiva cada trimestre y está previsto realizar una encuesta a los asociados para detectar cuáles son sus inquietudes y necesidades. También que se ha nombrado un tesorero para el control y transparencia de todas las cuentas que afecten a esta asociación y de esta forma poder tener datos reales trimestrales para el socio que lo solicite.

Eloy Ortí Sorribes, presidente de AIECS

“Hay que buscar sinergias para que autónomos, pequeñas y medianas empresas puedan interactuar entre ellas”

 

También se ha lamentado de la escasa ayuda de la Administración para incentivar a las empresas instaladoras en formación, ¿qué demandaría en este sentido y qué medidas pueden llevarse a cabo para promover nuevos negocios y alternativas de trabajo?

En su momento, la Administración apoyó económicamente la formación, con fondos europeos, estatales e incentivándola bastante en cada comunidad autónoma. Parece ser que el problema radica en la mala gestión de dichos fondos por parte de cada colectivo. Se impartían cursos muy básicos, algunas veces sin sentido y otras simplemente la formación no se impartía. Desde mi punto de vista no hubo un gran control de los fondos económicos, ni tampoco un plan de formación adecuado para los trabajadores y empresas.

En la actualidad, la Administración ha cerrado prácticamente cualquier ayuda para la formación, dejando a la deriva a la mayoría de pequeñas empresas y autónomos. Se deberían poner en marcha planes de formación autonómicos, estudiar cuáles son las necesidades reales de cada colectivo, la mayoría de veces se pretende formar a los operarios técnicamente, lo cual está muy bien, pero se deja de lado a los pequeños empresarios que necesitan igual o más formación para la gestión de su empresa. La Administración debería implicar a las universidades e institutos públicos o privados. Está claro que la empresa tendría que asumir parte de los costes. La inversión en una buena formación casi siempre trae beneficios.

 

¿Ha habido algún cambio en este sentido en los meses que usted lleva en el cargo

Advertisement

De momento ninguno, todo sigue igual. El único recurso de que disponemos es el de la Fundación Tripartita, que por cierto ya nos lo recaudaron anteriormente. Lo más triste es que en el caso de muchas de las empresas creadas para gestionar esta formación parece que formar sea lo de menos. Te ofrecen una serie de cursos básicos, que son muy malos y los que realmente valen la pena no están incluidos o el importe a desgravar es ridículo. Malos tiempos para la formación.

Eloy Ortí Sorribes, presidente de AIECS

“La inversión en una buena formación casi siempre trae beneficios”

 

El colectivo de instaladores vive entre adaptarse a un desarrollo tecnológico muy veloz y formarse en nuevas parcelas de actividad para reorientar su negocio, ¿de qué manera pueden las asociaciones contribuir a esa evolución y cómo se deberán reorientar en el futuro?

Nuestro colectivo está en una evolución continua, como la gran mayoría. La diferencia radica en que nuestro sector va a una velocidad de vértigo y la evolución de la tecnología hace que las pymes tengan menos tiempo para adaptarse. Por otra parte nuestros clientes buscan centrar todas las soluciones en una sola empresa, lo que es imposible o muy difícil para esas mismas pymes. Desde las asociaciones tenemos que buscar la forma de integrar a cada empresa en el lugar que le corresponde. Hay que generar formación de mucha calidad, orientar cursos específicos de especialización técnica y empresarial. Buscar sinergias para que autónomos, pequeñas y medianas empresas puedan interactuar entre ellas.

Tenemos que conseguir que entre los tres tipos de empresa se funcione lo más parecido a una grande. Las asociaciones de cada colectivo tendremos que trabajar para la unión de los distintos sectores, eléctrico, telecomunicaciones, clima, fontanería, gas, renovables, etc. La evolución es cambiar o desaparecer, igual en las empresas que en las asociaciones.

 

Por último, ¿qué perspectivas tiene nuestro colectivo de cara a ese futuro y qué escenario prevé para las empresas instaladoras a medio y largo plazo?

Nuestro colectivo va a seguir siendo uno de los más importantes a largo plazo. Depende de nosotros, asociaciones y empresas que seamos más o menos respetados. A corto y medio plazo se van a vivir cambios importantísimos y muy interesantes en todo el sector, provocando la desaparición de muchas empresas tradicionales y la generación o reestructuración de nuevas con un gran futuro. La constante evolución de la tecnología nos hará imprescindibles en cualquier sector, bien sea industrial, terciario, doméstico, etc. La gran evolución vendrá dada por las telecomunicaciones, la implantación definitiva de energías renovables, la internacionalización y la consolidación de los vehículos eléctricos. A pesar de que se han pasado momentos muy duros y la mejora aún no está consolidada, auguro un gran futuro para el colectivo y sector.