SHARE
Asinem, “molesta” con los procedimientos en la gestión de conexiones de Endesa

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia resolvió antes de final del pasado año cuatro procedimientos sancionadores contra Endesa Energía S.A que acumulan multas por valor de 120.000 euros por haber activado contratos de varios clientes sin su consentimiento. En varios casos, el cambio sin consentimiento implicó que el cliente dejase de tener su contrato con la tarifa eléctrica regulada (PVPC) para ser suministrado en el mercado libre, donde la comercializadora fija libremente el precio de la energía y puede incluir otros servicios y seguros de mantenimiento adicionales. En concreto, en uno de los casos, activó un nuevo contrato con suministros de gas y electricidad sin consentimiento del cliente, al que cambió la tarifa regulada de gas a un suministro a mercado libre. La CNMC conoció los hechos después de recibir varias denuncias de la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, así como también por los escritos de Facua-Consumidores en Acción y de un particular.

En las resoluciones aprobadas, Competencia considera acreditado que Endesa Energía, S.A.U. no respetó los requisitos que deben seguir las comercializadoras de electricidad y de gas para contratar un nuevo cliente ni, en particular, contó con su consentimiento. Endesa ya fue sancionada en el mes de marzo con 30.000 euros por una práctica similar. Además, en 2017 la Comisión multó a cuatro comercializadoras de electricidad y gas natural (Endesa Energía, S.A.U., Iberdrola Clientes, S.A.U., Gas Natural Servicios, SDG, S.A. y Viesgo Energía, S.L.) con un total de 155.000 euros por las mismas prácticas. La CNMC insiste en que las comercializadoras deben respetar la Ley a la hora de realizar o modificar los contratos con sus clientes y en la importancia de que sean muy cuidadosas a la hora de captar clientes a través de canales de venta, especialmente en el caso de consumidores vulnerables y de personas mayores. También el pasado septiembre obligó a los principales grupos energéticos a cambiar su imagen de marca para que los clientes puedan distinguir entre la empresa comercializadora que ofrece la tarifa regulada (PVPC), en electricidad, y (TUR), en gas, y la que lo hace a través del mercado libre.

El cambio de contrato de los usuarios sin su consentimiento es una práctica tipificada como una infracción leve, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 66.4 de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico, por incumplimiento de los requisitos de contratación con los clientes de electricidad. Sin perjuicio de ello, en tres de los cuatro procedimientos, la CNMC aprobó reducciones del 40% en el importe de las multas impuestas al haber reconocido la empresa su responsabilidad en los hechos y haber abonado el importe reducido de la sanción antes de la resolución, por lo que dos de las multas se han sustanciado con 18.000 euros y otra más con 12.000 euros como importe final.