SHARE
La luz podría volver a subir en abril por el fin de la suspensión del impuesto eléctrico

Aunque Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, manifestó ayer que confía en que el fin de la suspensión temporal del impuesto del 7% a la generación eléctrica no suponga “un efecto real” en el recibo de la luz de los consumidores domésticos, dicha circunstancia podía implicar una subida del mismo a partir del próximo abril. La afirmación de la ministra tuvo lugar en el transcurso de un desayuno informativo y la justificó en el hecho de que podría considerarse “una medida electoralista”.

Ribera añadió que habría que esperar que “los señores que generan electricidad lo hagan de manera eficiente”, así como que las condiciones climatológicas de sol, viento y lluvia sean favorables para que el mercado mayorista “se comporte razonablemente y no haya un efecto real en la economía doméstica”. Fue durante el mes de octubre cuando el Gobierno aprobó un Real Decreto-Ley que incluía la suspensión durante seis meses del impuesto del 7% a la generación eléctrica, que había sido implantado en 2012 por el Gobierno del PP. Todo ello para mitigar el efecto de la subida del recibo en los hogares, circunstancia que ha logrado a lo largo de este periodo. Mientras en septiembre el precio del megavatio/hora creció un 45% respecto al mismo mes del año anterior, en los meses siguientes este incremento se redujo hasta alcanzar incluso un descenso del 1,5% en febrero, especialmente también debido a las altas temperaturas, que contuvieron la demanda de energía. Con la medida, Hacienda preveía dejar de recaudar 830 millones de euros.

Ahora la reactivación del impuesto podría suponer un nuevo incremento del precio, ante la escasa competitividad existente en el mercado y también por el hecho de que las diferentes tecnologías con las que se cubre la demanda diaria están en manos de las grandes compañías eléctricas.

Además, en el precio de la luz influyen también notablemente los importes que pagan las centrales de gas y carbón por los derechos de emisión de CO2 para evitar sanciones. Dichos precios se han doblado en un año, hasta más de 20 euros por tonelada, pero la previsión es que en los próximos 5 años lleguen hasta los 40 euros, lo que implicará un encarecimiento del mercado, que actualmente está indexado por el gas a través de los ciclos combinados, que es la tecnología más cara. Mientras se desarrolla completamente la tecnología renovable, los consumidores tendrán que soportar precios elevados.

Según el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, las renovables deberían rebajar la factura al menos un 12% antes de impuestos, pero lo previsto es que su expansión sea más lenta que el cierra de las centrales térmicas, de tal modo que entre tanto ganarán peso los ciclos combinados y las hidroeléctricas, las más caras, lo que provocaría un incremento del precio también a medio plazo. Tampoco será de ayuda el cierre de las nucleares, que ahora ofertan a precio cero.

Según la ministra Ribera el objetivo del Gobierno consistía en abordar la reforma fiscal de la energía, pero no ha podido llegar a tiempo de realizarla. Para ello y también para completar algunas otras “reformas de gran calado”, Teresa Ribera subrayó su voluntad de poder repetir en el cargo, en el caso de que el PSOE, con Pedro Sánchez al frente, triunfe en los comicios del próximo 28 de abril y pueda formar gobierno.

Durante el desayuno, la ministra también ha pronosticado “movimientos corporativos importantes” dentro del sector energético europeo, en consecuencia con el proceso de cambio que supone la adaptación a una nueva economía orientada a la descarbonización. La reflexión la ha realizado tras ser consultada acerca de la evolución que prevé para Endesa tras su cambio en la dirección y la posibilidad de que la compañía deje de apostar en la misma medida por las inversiones en nuestro país. La italiana Enel es la propietaria mayoritaria de las acciones de la compañía y quien rige su destino, por lo tanto. Ribera confía en que la empresa mantenga su “papel relevante en nuestra economía”.