SHARE
El Gobierno no cede ante la industria para evitar más incrementos en el recibo doméstico

Los recientes cierres de plantas de gran envergadura, como las de Cemex o Alcoa y que podría afectar también a otras fábricas, dan idea del momento delicado que vive la industria ya que está en alerta, en buena parte por los incrementos del coste de la factura de electricidad que pagan. El Ministerio de Industria hizo público la semana pasada un borrador de Real decreto de estatuto para consumidores electrointensivos que no ayuda en gran medida a resolver esta situación y que ha provocado la protesta de la Asociación de Grandes Consumidores, porque su situación apenas cambia y el diferencial de precio eléctrico final, por ejemplo con Alemania y Francia está entre 20 y 25 euros por MWh, muy lejos por tantos de otros países europeos de nuestros entorno. Además la decisión de no prorrogar la congelación del impuesto del 7% a la generación eléctrica, que se ha mantenido durante el último medio año, hará que el recibo vuelva a subir a partir del mes que está a punto de iniciarse para todos los consumidores. Esto hace que el Gobierno no quiera más incrementos en las facturas domésticas, razón por la cual las compensaciones que perciben las industrias electrointensivas se mantienen en esos niveles inferiores.

El borrador abarca unas ayudas inferiores a lo que estaba previsto en los Presupuestos Generales del Estado que no llegaron a ser aprobados. En concreto hay una diferencia de 38 millones de euros sobre los 150 previstos. Además quedan pendientes de desarrollo aspectos como los relativos a la fiscalidad energética y a los peajes de acceso a redes. Ambos también podrían suponer un impacto en el coste del recibo, según las propuestas de AEGE, para lograr la armonización de coste del suministro eléctrico.

La Asociación de Grandes Consumidores quiere que el Gobierno y el resto de partidos apoyen a la industria para conseguir la convergencia con Europa en coste eléctrico. Detrás cuentan con la fuerza que supone agrupar a empresas que suman más de 20.000 millones de euros de facturación anual, y con ese impulso quieren mejorar la competitividad de la industria. Sus datos muestran que el precio medio del mercado diario del mes de febrero fue de 54 euros/MWh, un 1,6% menos al de un año antes y un 14,8% menos que el mes anterior.  Por su parte, la cotización del futuro para 2020 del mercado eléctrico español a 27 de febrero fue de 54,10 euros/MWh, un 3,1% más barato que hace un mes, y un 14,7% superior a la cotización del mercado alemán, que ha sido de 47,18 euros/MWh. Con todos estos datos, el precio medio del mercado eléctrico es de 56,2 euros/MWh, un 2% menos que hace un año.