SHARE
El Gobierno anulará el impuesto de generación eléctrica para reducir levemente el recibo de la luz

La ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, anunció ayer por la tarde durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados que el Ejecutivo del PSOE prevé anular en breve el impuesto de generación que instauró el Gobierno del Partido Popular y que grava con un 7% la producción de electricidad. Dicha medida tiene como objetivo abaratar el precio del recibo, que ha sufrido una escalada de incremento de precios en las últimas semanas hasta alcanzar récords casi semanales –precisamente este miércoles se ha registrado el último-. La medida anunciada tendrá reflejo inmediato en el recibo, aunque será una reducción leve de aproximadamente un 2,5%, aunque es previsible que ese porcentaje pueda incrementarse otro 2% adicional por el menor pago de otros impuestos, como es el caso del IVA.

El precio mayorista del megavatio hora había alcanzado en las últimas semanas los 70 euros y su carga supone cerca de un tercio del total de la factura de los consumidores domésticos. Actualmente, la mitad del recibo lo abarca el coste de financiación de las infraestructuras, los peajes y otros factores ajenos al negocio y un 22% lo representan los impuestos, de manera que únicamente el 28% restante corresponde a la energía consumida. En el caso de la industria, ese peso se eleva a la mitad de la factura total, de modo que la rebaja será más amplia. En la actualidad, Ribera también ha afirmado durante su intervención que el Ejecutivo simplificará los trámites para que los consumidores vulnerables puedan acceder al bono social y creará también un nuevo bono para la calefacción.

El impuesto a la generación fue introducido por el Gobierno Popular en 2012, en concreto su artífice fue el ex ministro José Manuel Soria, que lo instauró con el fin de equilibrar los ingresos y los costes del sistema eléctrico. El impuesto recae sobre todas las centrales de generación eléctrica del país, y éstas son quiénes luego lo repercuten al precio del mercado. Para Ribera se trata de la medida “más adecuada y acertada” para dar una “señal clara”, aunque también ha afirmado que el Gobierno debe mejorar la respuesta a la pobreza energética y lo ha considerado una prioridad.

Ambas medidas llegarán a una de las próximas convocatorias de los viernes en el Consejo de Ministros y es muy probable una aprobación inmediata. La ministra también ha mencionado que se trata de un problema que afecta ahora mismo al resto de mercados en Europa, y ha justificado la situación por un sistema eléctrico sobredimensionado en costes fijos, un mercado mayorista obsoleto y un mercado marginalista que sufre “situaciones absurdas”. Por todo ello considera “imprescindible” la revisión del sistema, con medidas que impulsen el empleo de energías alternativas como las renovables y profundizar en la descarbonización.

Algunas organizaciones ya han respondido a las medidas del Gobierno, de este modo, desde Facua-Consumidores en Acción se considera que “la ministra Ribera ha anunciado medidas que no solucionan la carestía del recibo ni ponen fin a la especulación de las eléctricas. Una pena que este Gobierno tampoco quiera molestar al oligopolio de las puertas giratorias”. Precisamente, esta misma asociación presentó ayer un informe, entre cuyas conclusiones destaca que “el recibo de la luz del usuario medio ha subido un 85,7% en sólo 15 años”. Adicae califica las medidas del Gobierno como “buenas, pero insuficientes”.