SHARE
La CNMC sanciona a Endesa por incumplir los requisitos de formalización y apoderamiento de los clientes

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y el Consejo de Transparencia de Andalucía han dado la razón a Antonio Moreno, un ingeniero jubilado sevillano que pelea desde hace años contra las compañías eléctricas y ha puesto en evidencia numerosas irregularidades que cometen en su facturación. En este caso, el fallo del tribunal andaluz apoya la difusión de un expediente que multó a Endesa con 1,6 millones de euros por una sobrefacturación en el recibo de la luz a 400.000 andaluces, y que supuso para la compañía 400 millones de beneficios no devueltos. El digital El Confidencial lo ha adelantado en su página web.

La sobrefacturación tiene que ver con un cambio de potencia reflejado en las facturas que no era aplicable. Antonio Moreno ve ahora como el tribunal reconoce su derecho a acceder al expediente en papel por el que la Junta de Andalucía sancionó a Endesa con 1,6 millones de euros. En su opinión, la multa no se ajustaba a lo que dicta la ley ni a la gravedad de las irregularidades cometidas, porque apenas significa una cuantía ínfima en relación con los beneficios que la compañía eléctrica obtuvo como consecuencia de la infracción. Además, también hace alusión a inacción por parte de la propia Junta de Andalucía, que impuso la multa.

Moreno ya ha obtenido varios triunfos en los juzgados como consecuencia de sus reclamaciones contras las eléctricas. En el caso concreto de la última sentencia, ya había llevado a cabo seis solicitudes para acceder al expediente y es ahora cuando el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía le ha dado la razón, a finales del pasado junio, aunque ya lo había hecho en primera instancia hace más de año y medio. A ese acceso se oponían la propia compañía, pero también en parte la Junta de Andalucía, que sólo le había facilitado algunos datos. Endesa podría ahora interponer un recurso que dilataría aún más el proceso. Moreno ya obtuvo un triunfo contra la eléctrica, que quiso cerrar sin éxito una página web en la que el denunciante sostenía todas las irregularidades practicadas. Su batalla se remonta a un despido que califica como “injusto” de la empresa fabricante de contadores de la luz en la que trabajaba y que, realmente, se debió a su negativa a aceptar un soborno y perpetuar lo que califica como “estafa”.