SHARE
Un estudio concluye que el 79 % de los usuarios no entienden la factura de la luz de su vivienda

Este jueves entra en vigor la medida aprobada por el Gobierno por la que baja el IVA con que se tasa la factura de la luz y pasa del 21 al 10 %  hasta final de año para todos los consumidores domésticos con una potencia contratada de hasta 10 kW, y siempre que el precio supere los 45 euros el MW. Si el precio se sitúa por debajo, la medida sólo estará vigente para los consumidores vulnerables. Además, también se suspende el impuesto del 7 % a la generación eléctrica durante el tercer trimestre y en este caso la medida no está asociada al precio, sino que se aplicará independientemente de éste. Todo ello con el objetivo de poder atenuar el efecto la escalada de precios de la luz de las últimas semanas.

 

Según las estimaciones del propio Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, esta medida podría suponer una reducción aproximada de unos 72 euros al año para un consumidor medio, la mitad en este caso ya que afecta sólo a la segunda mitad del año. Desde Facua elevan esa cantidad a los 81 euros, si se toma como referencia las tarifas de los últimos meses, una reducción en torno al 10 % del recibo. El IVA se aplica sobre el importe final del consumo eléctrico, de modo que si las tarifas continúan elevándose, el importe se encarecerá y también lo hará el propio Impuesto Sobre el Valor Añadido, aunque en este caso se aplicará sólo al 10 %.

 

Facua reclama que la rebaja del IVA sea permanente

Sin embargo, la propia Facua rechaza que la medida sólo se imponga para el resto del año y también que se perdone a las eléctricas el impuesto a la generación. Reclaman asimismo que se mantenga el IVA de los consumidores domésticos en ese 10 % de modo permanente y que se destinen los excedentes del impuesto a la generación a reducir los cargos regulados que pagan los usuarios. “Aunque la previsión para este año es que la parte del impuesto que depende de la subasta marginalista (pool) representaría ingresos de 900 millones de euros para las arcas del Estado, la brutal subida de tarifas está provocando que la cifra se haya incrementado, de manera que a final de año podría rondar los 1.400 millones”, aseguran, y añaden a continuación que, “dado que la eliminación del impuesto a la generación no evitará que las eléctricas suban aún más sus tarifas, Facua pide que se destinen los alrededor de 500 millones de ingresos extra que van a recaudarse por esa vía a recortar la parte regulada de la tarifa que depende del Ministerio para la Transición Ecológica”.

Por su parte, la Airef, Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, que se dedica a velar por la sostenibilidad de las cuentas públicas, considera que esta medida para aminorar el IVA de la factura de la luz supondrá al Estado un descenso de ingresos de entre 1.100 y 1.300 millones de euros anuales, más otros 1.000 millones menos al año como consecuencia de la suspensión del impuesto a la generación eléctrica. En total y teniendo en cuenta que la medida afecta sólo a la mitad del ejercicio, las dos medidas unidas implicarían una reducción aproximada de los ingresos vía impuestos de en torno a los 1.000 millones de euros.