SHARE
El IDAE ofrece detalles sobre el almacenamiento de electricidad detrás del contador

Iberdrola y Endesa decidieron finalmente “plantar” al Gobierno y no acudir a la subasta para conceder nuevas licencias renovables de 3.300 MW, sobre todo de energía eólica y fotovoltaica, que se ha celebrado esta semana. En el caso de la primera de ellas se ha aludido a la “incertidumbre regulatoria”, que lleva a que la compañía se replantee nuevas inversiones renovables en España.  Por su parte, Endesa considera que su estrategia debe estar orientada a promover su propia generación para garantizar el suministro a largo plazo a sus clientes.

 

De este modo se escenifica de nuevo y con más crudeza el enfrentamiento entre las grandes compañías generadoras y el Gobierno, después del Real Decreto con el que el Ejecutivo ha querido frenar la escalada de precios de la electricidad, con medidas que han abarcado el recorte de ingresos a esas propias compañías. Además, tampoco han participado en la subasta ni Acciona ni Greenalia.

La de esta semana ha sido la segunda subasta realizada mediante la nueva metodología, tras la que tuvo lugar en enero y de nuevo, como ocurriera en aquella, ha sido Capital Energy la gran adjudicataria, con 1.540 MW de energía eólica, además de 8 MW más de energía fotovoltaica. A continuación, Forestalia se ha adjudicado 779 MW, 562 de ellos eólicos y 215 fotovoltaicos. Repsol ha sumado 138 MW eólicos más y Naturgy, 221 MW, en este caso de fotovoltaica. El precio medio de adjudicación de la subasta se ha situado en 28,6 euros, más de 4 más del que se obtuviera en enero. La subasta ha tenido lugar en medio del escenario de escalada de precios que vive el sector desde hace meses.

La potencia ahora subastada deberá estar disponible antes del 30 de junio de 2024, aunque un cupo especial de 600 MW debe estar operativo dentro de menos de un año, en concreto el 30 de septiembre de 2022. En lo que queda de año hay previstas nuevas subastas para otras tecnologías como la energía solar termoeléctrica o la biomasa, entre otras. Aunque el Gobierno ya se ha apresurado a anunciar la convocatoria de una nueva subasta para 1.200 MW de cogeneración, que tiene como fin responder a las solicitudess de la industria que está viendo como los costes de su consumo energético se disparan.