SHARE
Alfredo Berges, Director General de Anfalum

Alfredo Berges es desde el punto de vista asociativo la cabeza visible del sector de la iluminación en España. Director general de la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación, Anfalum, su trayectoria en el sector ha estado siempre vinculada al colectivo que representa y goza de una experiencia que fluye y se transmite a lo largo de la conversación que Instaladores 2.0 mantiene con él.

La actualidad del sector pasa por asuntos muy diversos, pero tratar de vislumbrar hacia dónde camina el mercado de la iluminación es uno de los retos que más apasiona a Alfredo Berges, que se entusiasma cuando se refiere a las nuevas tecnologías aplicadas a la iluminación y la hoja de ruta marcada desde Lighting Europe –una organización que se define como La voz de la Industria de la Iluminación– y que “apuesta por evolucionar desde el producto hacia un concepto de servicio, con una variación de la iluminación justificada por la tecnología SSL (Solid State Lighting)”. Se trata de una tecnología sustentada en avances que evolucionan a un ritmo cada vez mayor, con el led de potencia o los led´s de diferentes tonalidades, junto a otras clases de avances similares como ejemplos.

“El concepto de la Lighting Europe se sitúa en tres puntos: cambio de concepto, pasar de un producto a un servicio (Lighting as a service – LAS); crecer en esa dirección; y por último, en la digitalización, a través del Internet of the Things – IoT”. Alfredo Berges afirma que el objetivo de organizaciones como Anfalum es situarse a la vanguardia, “adelantarnos y sugerir cuál es el futuro de todo esto, tratar de llevar a la realidad del día a día conceptos que todavía no están en el presente del mercado, como los que surgen a partir de las smart cities, la Industria 4.0, etc. Porque las posibilidades de la iluminación no están incorporadas todavía a ese mercado, pero son enormes y nosotros somos los responsables de todo los que tiene que ver con la iluminación en los grupos de normalización de Aenor, que es el lugar donde se reglamentan esas incorporaciones”.

El 90% de la población vive en edificios, y para 2020 el 40% será mayor de 50 años (esto supone 212 millones de personas en Europa)”

 

Precisamente y en todo lo relacionado con la estandarización, Anfalum ha estado trabajando en los grupos de SmartCity de Aenor, específicamente en los grupos de trabajos troncales y en la parte más concreta, enfocada al uso de la iluminación en la vida cotidiana y a las ventajas que permite, con la introducción del concepto de Human Centric Lighting, uno de los más revolucionarios del futuro de la iluminación y que según Alfredo Berges “supondrá el eje de la revolución pendiente en este terreno, con la necesidad de que haya un progresivo cambio de mentalidad que vaya llegando, poco a poco, a todos”.

Human Centric Lighting introduce a la iluminación como componente de influencia vital en el estado de ánimo, gracias a la evidencia de sus efectos biológicos. “Los efectos biológicos están bastante claros, necesitamos la vitalidad que nos transmiten los colores y la luz, esto nos conduce a Health Building, con unos datos que indican que el 90% de la población vive en edificios, y para 2020 el 40% será mayor de 50 años (esto supone 212 millones de personas en Europa), las personas se van haciendo mayores y trabajan más y durante más años”.

Y la iluminación ejerce una influencia poderosa en ese sentido, y ofrece posibilidades como dotar a los edificios, ya se trate del entorno doméstico o el laboral, de espacios con tonos más vivos al comienzo del día y otros más relajantes al final, que ayuden a propiciar el descanso. O también desde el punto de vista de la iluminación urbana, con el control de la tonalidad o el flujo lumínico, en definitiva una transformación lenta pero constante que va transformando también nuestros espacios desde la perspectiva de la luz con la que los dotamos.

“Los arquitectos están perdiendo el tren de las nuevas tecnologías, son muchos los avances, y aparecen muy rápidamente, y resulta que son las ingenierías quienes están tomando el control”

 

En palabras de Alfredo Berges, “Human Centric Lighting encaja en el modelo urbano que desarrollan las SmartCities, con la necesidad de conocer y vivir cada detalle, con especialistas en técnicas no sólo para su instalación sino para su implantación, y con el objetivo final de que esta evolución se imponga de manera natural en cada país, con la adaptación normativa y regulatoria equivalente”.

Y en ese devenir, el entrevistado matiza que la transformación también se vive al nivel de los profesionales y sus diferentes funciones. “Los arquitectos están perdiendo el tren de las nuevas tecnologías, son muchos los avances, y aparecen muy rápidamente, y resulta que son las ingenierías quienes están tomando el control de esas nuevas tecnologías. Si uno no lo hace, es inevitable que quede un hueco en el mercado para que aparezcan otros actores que lo ocuparán, y ahí tenemos el ejemplo de grandes gigantes de otros sectores, como Google o Amazon, que están entrando en el negocio y acabarán por ocuparlo”.

Human Centric LightingPor eso, considera también, que es imprescindible mantener una comunicación fluida con los diferentes agentes del sector “para planificar acciones que permitan introducir poco a poco, pero sin pausa, todos estos conceptos en el día a día de profesionales, como por ejemplo los instaladores”.

“Se ha interpretado que el ahorro es siempre bueno y eso ha llevado a apagar luminarias en las carreteras en aras de la eficiencia energética, sin reparar en que son necesarias para la seguridad”

 

En ese devenir, hay actores que se incorporan y tal vez no tengan todos los elementos para ejercer un papel prescriptor adecuadamente, “por ejemplo compañías que sin dedicarse específicamente a ello, como Ikea, son uno de los mayores vendedores de bombillas y pueden hacer hincapié en factores como el ahorro energético con un enfoque en la iluminación puede llevar a problemas, pues se reduce la cantidad de iluminación necesaria para desarrollar las actividades humanas”.

Y Alfredo Berges insiste en esa idea, una actualidad del mercado que se vive a veces con demasiado voluntarismo y bastante falta de rigor, “por ejemplo, se han estado confundiendo mucho los conceptos sobre ahorro y eficiencia energética, también por parte de los políticos que toman decisiones, asesorados por diferentes sectores, se ha interpretado que el ahorro es siempre bueno y eso ha llevado a apagar luminarias en las carreteras en aras de la eficiencia energética, sin reparar en que se están apagando realmente luminarias que son necesarias para la seguridad, mientras que el ahorro que ese apagado produce es muy poco significativo, porque el consumo de luz supone sólo una media de entre el 15 y el 17 por ciento del consumo energético total”.

El influencia de la iluminación en nuestra vida se incrementa exponencialmenteInspecciones de mercado

En esa misma línea de voluntad de rigor, Anfalum ha apostado en los últimos años por reforzar las inspecciones de mercado. “Son muy necesarias, aunque a nivel legislativo la sanción y la inspección se encuentran transferidas a las comunidades autónomas, y nos encontramos con diferentes sensibilidades según las prioridades marcadas por los gobiernos regionales”.

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo está haciendo campañas de control del mercado, “pero no son suficientes, y están limitadas a las capacidades del Ministerio, por lo que desde Anfalum hemos impulsado investigaciones a través de la Fundación para el Fomento de la Innovación Industrial, con un programa de subvención directa para la investigación de mercado. El LCOE compra el producto y hace el ensayo del mismo, con lo que comprueba su calidad y, si se encuentra algún defecto, se comunica a Industria de la comunidad de origen del producto” pero añade que, “los plazos del procedimiento son bastante elevados, lo que hace que se retrasen las inspecciones más de lo deseable. Actualmente estamos colaborando con la Comunidad de Madrid en un proyecto piloto para agilizar los trámites”.

Morosidad en el sector

La morosidad es otro aspecto que afecta a las empresas asociadas a Anfalum, y como tal la asociación está comprometida desde el origen con la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad. “Estuvimos hace unas semanas en la presentación de la PMCM en el Congreso, donde se especificaron los plazos medios de pago y de cobro que tienen las grandes constructoras cotizadas, una situación insostenible para las demás empresas y que está causando el cierre de muchas pymes”.

Estadísticas de Mercado.

Por último, Alfredo Berges se refiere a las estadísticas de mercado, “con los datos actuales facilitados por 36 empresas, correspondientes al primer semestre del 2015, las ventas han crecido en total un 6,5%, con la tecnología Led a la cabeza, con un incremento del 20%. Todo aquello que no es el led ha crecido un 2,5%, mientras la exportación ha mejorado un 9%. Son unas cifras importantes y que, si bien invitan al optimismo, queremos tomarnos con cautela y continuar viendo cómo evoluciona el mercado”.