Venta de Vehículos eléctricos en Noviembre del 2020

Las ventas de vehículos eléctricos puros de todo tipo invirtieron su tendencia en noviembre, tras cuatro meses al alza, y sufrieron un retroceso del 12 %, con una cifra total de 2.717 unidades, según los datos facilitados por Aedive y Ganvam, patronales para el impulso de la movilidad eléctrica y de los comercializadores de vehículos.

 

Ambas asociaciones sugieren como retos inmediatos del sector una “mayor oferta y disponibilidad de vehículos con capacidad de carga en alta potencia e impulso a la red de recarga pública”, todo ello si se quieren alcanzar los objetivos en la venta de vehículos eléctricos estimados por el Gobierno.

No obstante, en lo que va de año, la venta de vehículos acumula un incremento del 35,3 %, con 29.622 unidades; en contraste con las matriculaciones totales de vehículos, que caen un 35,4 % hasta octubre. Por tipos de vehículos, los turismos han mantenido su crecimiento, con casi el 70 % del total y un crecimiento del 136 %, pero son las motos las que han retrocedido, cayendo hasta las 315 unidades, casi un 82 % menos que el mes anterior.

Ganvam y Aedive aseguran también que “la electrificación de las flotas de transporte urbano colectivo se hace esperar”. En noviembre sólo se vendió un vehículo, lo que supone acumular un descenso de más del 69 % en lo que va de ejercicio. Por canales, las matriculaciones de eléctricos crecen un 117 % en el ámbito particular. Las empresas siguen siendo, pese a todo, las que mayor esfuerzo realizan por introducir estos modelos y superaron el 56 % de las ventas de vehículos eléctricos en noviembre, con 1.548 unidades, un 139 % más. En lo que va de año, acumulan una subida del 41 %, hasta alcanzar 11.667 unidades. El incremento en la parcela privada es producto del incentivo que supone el Plan Moves II. Hasta noviembre acumulan un aumento del 43 %, con 4.349 turismos matriculados.

Aedive y Ganvam creen que para cumplir el objetivo de triplicar el parque de vehículos eléctricos en el horizonte 2023 hasta alcanzar las 250.000 unidades y 5 millones de unidades en 2030, “es necesaria una estrategia que ponga el foco en tres aspectos básicos: oferta, demanda e infraestructura”. Para impulsar la confianza en la movilidad eléctrica, “el sector debe ser capaz de poner en el mercado un portafolio amplio de vehículos eléctricos para todos los segmentos, a precios razonables, con un valor residual coherente y con capacidad de carga a partir de 100 kW de potencia”. También “es necesario el desarrollo decidido de una red tupida de recarga pública, capaz de atender a las necesidades de carga normal, rápida y ultrarrápida de vehículos eléctricos, eliminando las barreras administrativas que retrasan su puesta en marcha”. Y finalmente consideran que “los planes de incentivo a la compra de vehículos y a la instalación de puntos de recarga debe ser estructurales e ir acompañados de un marco normativo adecuado, que realmente facilite el crecimiento de la movilidad eléctrica y la consecución de los objetivos del Gobierno”.