SHARE
Las matriculaciones de eléctricos deberán triplicarse en 2020 para cumplir con los objetivos de Transición Ecológica

Hasta el final del pasado mes de noviembre se habían matriculado un total de 21.886 vehículos eléctricos de todo tipo en España durante 2019, casi un 66 % más que un año antes. Sin embargo es necesario que en las semanas que restan de año se alcance la cifra total de 24.000 matriculaciones para cumplir con los objetivos de Transición Ecológica fijados por el Gobierno. Y esa cifra casi deberá triplicarse durante 2020 para continuar la misma senda de crecimiento prevista. Es decir, 2.114 unidades más en diciembre, cuando en todo 2018 fueron 15.495 los vehículos eléctricos de todo tipo puestos en el mercado.

El cuadro de objetivos previsto por el Gobierno hasta 2030 prevé que el año próximo sea el año más importante en porcentaje de crecimiento, porque luego los años siguientes contemplan crecimientos mucho más significativos en número de unidades, pero de porcentaje menor. Así, deberíamos pasar de las 65.000 unidades previstas para 2020 a las 80.000 en 2012 y 95.000 en 2022.

 

Año            Ventas Vehículo Eléctrico          Total Vehículos Eléctricos

2019                                         24.000                                                             45.000

2020                                        65.000                                                          110.000

2021                                         80.000                                                           190.000

2022                                        95.000                                                            285.000

2023                                       120.000                                                           405.000

2024                                       178.000                                                           583.000

2025                                       220.000                                                           803.000

2026                                       390.000                                                       1.193.000

2027                                       520.000                                                       1.713.000

2028                                       990.000                                                       2.703.000

2029                                   1.100.000                                                       3.803.000

2030                                   1.289.000                                                       5.092.000

Según los datos de Aedive, Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica y Ganvam, Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios, por modalidades, en el caso de los turismos las matriculaciones acumulan un aumento del 90,5% hasta noviembre, con un total de 9.073 unidades. Solo durante el pasado mes, se registraron 792 unidades matriculadas, lo que supone un 16% más. Esto significa que las matriculaciones de turismos eléctricos apenas representan el 0,8% de las matriculaciones totales (de turismos).

Además, con respecto al pasado mes de octubre, las matriculaciones de turismos eléctricos han retrocedido un 2,4%, al pasar de las 811 unidades a las 792 unidades registradas en noviembre, lo que evidencia que la entrada en vigor en 2020 de la legislación europea que obliga a que el mix de matriculaciones medias por fabricante no supere los 95 gramos de CO2 por kilómetro está retrasando en cierta medida la distribución de este tipo de modelos cero emisiones al año que viene para ayudar a la consecución de objetivos.

El canal de empresa, el que tira del mercado

Además, otro dato significativo es que se trata de las empresas quienes mayor esfuerzo ponen en la introducción de la movilidad eléctrica en el mercado. Así, el 59% de los turismos eléctricos matriculados hasta noviembre se destinaron a flotas, con 5.359 unidades, lo que supone un 72% más si lo comparamos con las unidades matriculadas hasta noviembre del pasado año. Por todo ello, las dos asociaciones defienden ayudas fiscales a las empresas para que continúen electrificando la flota, tales como que la deducción en el rendimiento en especie para vehículos corporativos eléctricos puros sea de al menos el 50% o que aquellos modelos cuyo precio antes de IVA supere el techo establecido para las ayudas puedan computar con el máximo coste establecido.

El canal particular, por su parte, registró un incremento acumulado del 128%, con 3.039 unidades de turismos eléctricos matriculados; aunque las matriculaciones en noviembre sumaron 213 unidades (+67,7%). En este sentido, el elevado precio de adquisición hace que, de momento, no sea una opción de movilidad apta para todos los bolsillos, lo que frena su popularización.

Por su parte, las matriculaciones de ciclomotores eléctricos cayeron un 8,6% durante el pasado mes de noviembre (por la caída del 64% en el canal de empresa); registrando un comportamiento muy similar al de las furgonetas eléctricas, que cayeron un 19% durante el pasado mes (por la bajada del 22% en el canal de empresa). El diseño del plan Moves, que obliga a achatarrar un vehículo de más de 10 años para acceder a las ayudas perjudica al canal de empresa, ya que no dispone de esta “moneda de cambio”.