El vehículo eléctrico puro mantiene el 53 % de su valor 36 meses después de su primera matriculación, mientras que su homólogo híbrido enchufable conserva el 66,5 %. Así lo asegura un estudio elaborado por Ganvam, Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios.  

 

Según estos datos, si bien el valor de los vehículos 100 % eléctricos evoluciona a un ritmo superior que sus modelos equivalentes de combustión dados los rápidos avances de esta tecnología, es el vehículo de gasolina el que menos se devalúa actualmente. En concreto, un modelo de esta motorización y 60.000 kilómetros recorridos conserva hoy por hoy el 71,5 % de su valor respecto al PVP que registraba hace tres años, lo que supone situarse cuatro puntos por encima de su versión diesel.

Estos valores -imprescindibles para determinar el precio de reventa o también, por ejemplo, las cuotas de una financiación o un renting- ya no solo tienen en cuenta la antigüedad o el kilometraje para calcular la evolución del valor de un vehículo a lo largo de su vida útil. Así, en un contexto de transformación como el que atraviesa la movilidad, tendencias al alza como la electrificación o el pago por uso exigen incorporar nuevas variables a la ecuación como el estrés de la batería (tipo y tiempo de carga) o la telemática para determinar el estado tanto actual como futuro de los vehículos.

Desde la propia asociación se señala a “la caída de las ventas en China; la retirada de las ayudas públicas de ciertos países y la pérdida de peso de los eléctricos en los mercados nórdicos”, como factores que tienen que ver con este diferencial, y su director general, Fernando Miguélez, añade que esto “pone de manifiesto la importancia de que España como país tenga un compromiso firme de apoyo e incentivo eficaz al vehículo eléctrico”.

Un vehículo eléctrico con tres años de antigüedad mantiene de media el 53 % de su valor inicial

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí