El retraso de las comunidades autónomas a la hora de activar los fondos de la tercera edición del Plan Moves ha ralentizado el mercado de la movilidad eléctrica en agosto, según las informaciones ofrecidas por Aedive y Ganvam, Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica y Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos, respectivamente.

 

En un comunicado conjunto ambas concluyen que aún están paralizados más del 52 % de los fondos destinados a incentivar la compra de vehículos eléctricos de la citada tercera edición del plan Moves. El conjunto de las matriculaciones de vehículos eléctricos puros de todo tipo (turismos, dos ruedas, comerciales e industriales) siguieron la tendencia a la baja de julio y cayeron un 32,9 % frente al mismo mes del año pasado, con 2.323 unidades vendidas, según los datos facilitados. En contraste, acumulan un total de 21.941 unidades matriculadas en lo que va de año, lo que supone un 6,7 % más frente al mismo periodo de 2020.

Si el análisis se efectúa por tipo de vehículo, las matriculaciones de turismos 100% eléctricos cerraron el mes pasado con un tímido ascenso del 9% respecto a agosto del año anterior, con un total de 1.309 unidades y representando alrededor del 2,5 % de las matriculaciones totales. En lo que va de año, estos modelos acumulan un incremento del 54 %, alcanzando las 12.129 unidades. Por su parte, el mercado de las dos ruedas es el que más ha retrocedido, con un descenso del 82 % durante el pasado mes, hasta situarse en las 324 unidades, acumulando un descenso del 47% en lo que va de año, con 3.333 unidades.

 

Fondos del Moves sin liberar

El efecto Moves ha supuesto un impulso a las ventas de un 17 % en agosto, con un total de 1.136 unidades, lo que supone el 49 % del total. Pero Aedive y Ganvam denuncian que comunidades como Extremadura, Cantabria, La Rioja y Cataluña, o también la ciudad autónoma de Melilla, todavía no han abierto la convocatoria. Además, entre las que sí han publicado las condiciones, hay algunas que no permiten todavía la solicitud de la ayuda, provocando que, de los 400 millones de euros de dotación, un 52 % del total esté todavía paralizado.