Con la previsión de que las ventas totales de vehículos eléctricos pasen de 2,5 millones de unidades en 2020 a 31,1 millones en 2030, invertir en infraestructura de carga e impulsar estándares comunes e interoperabilidad será clave para satisfacer la creciente demanda que se avecina. ABB apuesta decididamente por esta parcela del mercado y buena prueba de ello es que está inmersa en un proceso de certificación destacado para sus modelos de cargadores.

 

En concreto, la compañía quiere ser la primera en obtener los certificados básicos que otorga la organización Charging Interface Initiative (CharIN) para los sistemas de carga combinados (CCS), estándar que mejora considerablemente la interoperabilidad y la experiencia de los usuarios con sus estaciones de carga de corriente continua. De este modo encabeza también el grupo de trabajo de CharIN para el establecimiento de pruebas de CCS independientes, en colaboración con Dekra, con el fin de convertirse en la primera empresa en recibir la certificación de conformidad CCS básica para sus cargadores de CC, lo que garantizará la interoperabilidad y la seguridad de las operaciones entre cargadores y vehículos eléctricos de cualquier marca.

Los fabricantes de estaciones de carga de CC pueden solicitar un certificado básico de CharIN para CCS, que se expedirá una vez que los laboratorios de pruebas reconocidos por CharIN finalicen con éxito sus ensayos. Dekra, habiendo demostrado su experiencia en el campo de la realización de pruebas y del análisis de resultados, es uno de los dos primeros laboratorios de ensayo reconocidos y designados oficialmente por CharIN.

 

“Garantizar la interoperabilidad y la facilidad de uso”

Las soluciones de carga CC de ABB que emplean CCS1 y CCS2 están actualmente en trámites de certificación por parte de Dekra. La certificación garantiza a los clientes que los cargadores de ABB cumplen plenamente con el último estándar CCS y, en consecuencia, que funcionarán de forma segura y fiable con cualquier vehículo compatible que esté certificado con CCS. Para el presidente de la división de Movilidad Eléctrica de ABB, Frank Muehlon, “uno de nuestros principios fundamentales es garantizar que nuestras estaciones de carga tan interoperables y fáciles de usar como sea posible, para que realmente podamos impulsar una mayor adopción de los vehículos eléctricos en todo el planeta”.

CharIN es una asociación global con 200 miembros dedicada a promover la interoperabilidad basada en el sistema de carga combinado (CCS) para recargar vehículos eléctricos de todo tipo a escala global. ABB se unió a CharIN en 2015, año en que se fundó la asociación y forma parte de su comité director y encabeza también el grupo de trabajo dedicado a las pruebas y certificación de interoperabilidad del CCS.