Barómetro de Anfac

Según una estadística reciente de Anfac, Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, dentro de su barómetro del primer trimestre del año, el escaso despliegue y desarrollo de las infraestructuras de recarga sitúa a España “a la cola” de Europa en electro-movilidad. Mientras Europa avanza una media de 4 puntos en el índice de electrificación de su parque de automóviles, España sólo lo hace 1,6 puntos y se sitúa en última posición.

El indicador global de electro-movilidad del Barómetro de Anfac valora tanto la penetración de vehículos eléctricos como de infraestructuras de recarga sitúa el crecimiento de España en 8 décimas con 17,2 puntos sobre 100, mientras que la media del UE-15 se coloca en 29,8 puntos, con un crecimiento de casi dos puntos. Respecto al trimestre anterior el crecimiento de España viene impulsado por el aumento de la penetración del vehículo electrificado, pero se muestra claramente insuficiente en comparación con el resto de los países europeos, que mantienen un ritmo más acelerado hacia el desarrollo de infraestructuras de recarga y la incorporación de la electro-movilidad en su parque automovilístico.

En el ámbito nacional, las tres primeras posiciones del ranking se mantienen con Cataluña liderando la tabla, seguido de Asturias y Madrid, que crecen dos puntos cada una, colocándose con 22,9 y 21,3 puntos respectivamente. Cabe destacar el notable crecimiento de Cantabria en 6,2 puntos, que le sitúa en cuarta posición con 20,7 puntos de media, gracias a la puesta en marcha del Plan Renove Eficiente y el empuje del desarrollo de infraestructura de recarga rápida en la comunidad.

En nuestro país, la demanda de vehículos electrificados aumentó en el primer trimestre del año, pero lo hizo muy por debajo del nivel medio europeo, cuyo ritmo de electrificación se situó en una media de 32,2 puntos, 14 puntos por encima del español. Por comunidades, Madrid y Cataluña continúan encabezando el ranking nacional, seguidas de Islas Baleares y Castilla-La Mancha.  En lo que respecta al indicador de penetración de infraestructuras de recarga, se sitúa en 16,8 puntos, solo una décima más y diez puntos por debajo de la media europea, que es de 27,3 puntos. Hay países como es el caso de Noruega donde se sitúa en 150,7 puntos, o los 121,3 puntos de Holanda, o los 95,6 de la República Checa.

En la actualidad, España cuenta con más de 7.600 puntos de recarga públicos repartidos por todo el territorio, cifra insuficiente para poder abastecer la demanda futura si se cumplen los objetivos planteados desde el Gobierno de alcanzar los tres millones de vehículos electrificados en 2030.

 

Plan de Ayudas del Gobierno

Presentación del Plan de Ayudas a la Industria de la Automoción
Presentación del Plan de Ayudas a la Industria de la Automoción

Por otro lado, el Gobierno ha presentado este lunes un plan de automoción dotado con 3.750 millones de euros, que ya anunció el propio presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, este domingo, tras su reunión con los presidentes autonómicos. La pretensión del mismo, según Sánchez, consiste en reactivar el sector de la automoción y con el objetivo final de “ayudar a acelerar la transición de la industria hacia la fabricación y venta de vehículos más limpios y sostenibles”. El plan incluye medidas para la industria en lo relativo a inversiones y reformas legales, estímulos a la investigación y a la innovación, así como una fiscalidad más competitiva y formación y cualificación profesional para dotarla de recursos humanos. Sánchez añadió también que contemplará la financiación para renovar el parque de vehículos, “incentivando especialmente los vehículos eléctricos”.

El Gobierno quiere que el proyecto permita “acompañar al sector hacia una movilidad sostenible y conectada”, coherente con los objetivos y compromisos internacionales de lucha, adaptación y mitigación del cambio climático. La idea del Ejecutivo es que también puedan beneficiarse del mismo empresarios y autónomos, a través de los ahorros en combustible que comportará la renovación de su flota.

Dentro del plan se incluye la edición 2020 del Programa de impulso a la movilidad eléctrica y sostenible (Plan MOVES) dotado con 100 millones de euros. Se trata de un plan orientado a la adquisición de vehículos de energías alternativas (incluyendo vehículos eléctricos y vehículos de transporte pesado de mercancías con gas natural), al despliegue de infraestructura de recarga de vehículo eléctrico, a sistemas de bicicleta eléctrica compartida, y a medidas para una movilidad eficiente.

Se prevé que cada millón de euros destinado al plan MOVES suponga la generación de entre 3,6 y 4,1 millones de euros adicionales al PIB nacional y un aumento de los ingresos fiscales de entre 1,5 y 1,6 millones de euros. Este programa está dotado con 100 millones de euros, y su gestión se llevará a cabo de forma compartida con las comunidades autónomas de acuerdo con sus competencias.