SHARE
Ciudadanos y empresas pueden recurrir a un instalador para que repare una avería

Los ciudadanos y empresas sí pueden llamar a un instalador electricista para reparar una avería durante este periodo de   confinamiento ampliado y distanciamiento social. Apiem, Asociación Profesional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y de Telecomunicaciones de Madrid, recuerda que las actividades consistentes en “reparar instalaciones eléctricas y de telecomunicaciones, así como redes e instalaciones que las soportan, son consideradas servicios esenciales, dentro de un sector crítico, y serán atendidas por instaladores con normalidad durante el periodo de confinamiento total”.

Esto implica la posibilidad de recurrir a un instalador eléctrico o de telecomunicaciones si se tiene una avería o se necesita una reparación eléctrica, de un electrodoméstico, incidencias con la antena, con la red o la instalación informática. En concreto lo pueden hacer para “averías de suministros de particulares y también de la industria que puede continuar desarrollando su actividad y para el mantenimiento de industrias o servicios que continúan su actividad, como por ejemplo el sector alimentario o sanitario”. La comunicación añade que también se puede actuar para llevar a cabo el “mantenimiento para el buen estado de conservación de aquellas instalaciones de negocios que han visto obligado a cerrar su actividad por el COVID-19, con la finalidad de prevenir daños mayores en las instalaciones propias o que entrañen riesgos eléctricos para la seguridad de terceros”.

Del mismo modo, el Colegio de Administradores de Fincas ha señalado que con esta nueva norma son considerados servicios no esenciales: “las obras particulares en viviendas, que  quedan suspendidas y las obras de todo tipo en zonas o instalaciones comunes de los edificios, que también quedan suspendidas, salvo que estuvieran en curso y supusieran la falta de un suministro básico que hiciera que el edificio o una parte del mismo no fuera habitable o seguro”. También señala que “se considera servicio esencial las reparaciones de averías que efectúan electricistas, calefactores, fontaneros, albañiles, cerrajeros, antenistas, poceros, ascensoristas, cristaleros, mantenedores de puertas de garajes y barreras automáticas, que sean necesarias para mantener en funcionamiento las instalaciones de suministro y evacuación de aguas, climatización, frío o calor, suministro eléctrico, comunicaciones, ascensores y elementos mecánicos para salvar barreras arquitectónicas”.