SHARE
mapa del gran beneficio de las compañías Distribuidoras eléctricas en España debido al oligopolio

El jueves de la semana pasada la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia presentó un informe (Informe de análisis económico-financiero de las principales empresas de distribución del sector eléctrico 2013-2016) en el que plasmaba el gran beneficio garantizado por los grupos que dominan el mercado oligopólico de distribución eléctrica.

Para la CNMC que el beneficio supere el 10% anual para una actividad regulada y practicada en situación de monopolio local, en el que no se pueden establecer dos distribuidoras en la misma zona, establece un beneficio desproporcionado y ha pedido al Ministro de Energía, Álvaro Nadal, que reconduzca la situación para reducir los márgenes de beneficio reconocidos para estos grupos con el fin de acercarlas a los beneficios de mercado.

Conforme a los números facilitados por la CNMC, los cinco grandes grupos ingresaron en 2016 cerca de 5.471 millones de euros, lo que supone un 4,9% más que en 2014, año de comparación. A la par, los gastos de personal han sido reducidos en pro de una mayor externalización de servicios y reducción del personal laboral, reduciendo los gastos de explotación desde 1.348 millones en 2013 hasta 1.139 millones de euros en 2016.

De los 5.471 millones ingresados, las distribuidoras de los grupos de Iberdrola, Endesa, Unión Fenosa, Hidrocantábrico y Viesgo cobraron de la factura de la luz tan sólo 4.734 millones por la gestión de las redes de media y baja tensión, cantidad cercana al 30% de los costes regulados que se recaudan en la factura de la luz.

El marco retributivo actual establece una tasa de retribución financiera del 6,503%, mientras que los valores que comunica la CNMC en su informe pasan del 8,84% en 2014 hasta el 12,32% en 2016, casi duplicando la tasa establecida y proporcionando gran beneficio a los grupos de las distribuidoras. Es por ello que el regulador anima al Gobierno a una modificación en el siguiente periodo regulatorio que tendrá lugar el 1 de enero de 2020.

Mientras tanto al otro lado del Atlántico

En Estados Unidos las empresas de suministro en regimen de monopolio tienen limitado el gran beneficio, por lo que se les asigna una rentabilidad razonable y se impide que obtengan ingresos por encima de lo estipulado. Esto signica que la reciente reducción impositiva que el presidente Trump ha puesto en marcha en el tipo impositivo del impuesto de sociedades (pasando del 35% al 21%) obligará a la empresa que controla el grupo Iberdrola en EEUU, Avangrid, a trasladar el descuento de impuestos a los clientes, con una previsión de rebaja del entorno del 0,5% en el precio de la electricidad.

EEUU es uno de los países avanzados que cuenta con el precio de la energía eléctrica más bajos para los consumidores, por lo que la reducción no será muy grande. Como ejemplo, en el Estado de Illinois el precio para los primeros 800 kWh es de 6,167 centavos de dólar (0,050294 €/kWh) y a partir de esa cifra, baja hasta los 4,525 centavos de dólar.