SHARE
La PMcM insta al Gobierno a inyectar los 14.000 millones de euros pendientes de pago por las Administraciones Públicas
Stacks of coins and a up trend chart as the background

La Plataforma Multisectorial contra la Morosidad ha hecho un llamamiento a las compañías con balances saneados y a las Administraciones Públicas para que se sumen a la campaña de agilización de pago a proveedores para mejorar la liquidez de pymes y autónomos, ante el impacto de la crisis del coronavirus. Asimismo, también exige un esfuerzo al Gobierno: “que devuelva los IVA´s pendientes de compensar y que no obligue a las empresas a liquidar el IVA facturado y no cobrado”.

Así lo manifiesta su presidente, Antoni Cañete, que añade que “compañías como Naturgy, Telefónica, Vodafone y Bankinter, instituciones como la Autoridad Portuaria de Cartagena y el Puerto de Tarragona, y administraciones públicas como el Gobierno de Cantabria, los Cabidos de Tenerife y Lanzarote y sus CACT, y los Ayuntamientos de Sant Cugat, Sevilla, Murcia, Málaga, Fuengirola, Lugo, Vigo, Candelaria, y varios de la provincia de Castellón; todas ellas y otras muchas tantas que no enunciamos, han dado un paso para contribuir a mermar, en la medida de lo posible, los efectos económicos negativos, pero debe ser una iniciativa que se tome de manera masiva para que tenga el resultado deseado a nivel global en nuestra economía”, asegura.

Respecto al sector público, el presidente de la PMcM recuerda que han instado al Gobierno a inyectar los 14.000 millones de euros pendientes de pago por parte de los organismos públicos, “que no tendría coste ni riesgo de impagos para las arcas públicas pero sí un efecto muy positivo e inmediato para el tejido empresarial, porque sólo supone atender a los pagos pendientes dentro de los límites legales de pago fijados”, concluye.

Las compañías “deben tener en cuenta que contarán con la línea de fondos de crédito ICO, que podría ser una referencia para poder hacer frente a las obligaciones de pagos, porque parece ser que será muy potente y muy fácil de acceder”, señala. Cañete considera que “la economía es una asociación de flujos encadenados que no podemos parar, por lo que es fundamental inyectar liquidez. Cualquier corte en la cadena de liquidez significa el cierre y la desaparición de la parte que se queda sin fondos”. Por ello también cree relevante que los propios organismos públicos “se aseguren que los contratistas pagan a su vez a los subcontratistas, manteniendo la liquidez a lo largo de todo el ciclo de compras públicas”.