SHARE
El 10 de febrero se iniciará el cierre de la TDT para dar paso a las redes 5G

El apagón de la Televisión Digital Terrestre ya tiene fecha. El 10 de febrero es el día elegido para el apagón de la TDT, y el consiguiente despliegue de las redes 5G en el territorio español. Las comunidades de Aragón, el País Vasco, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia y Andalucía tendrán que adaptar sus instalaciones a las nuevas frecuencias para continuar viendo la televisión, aunque en el caso de las 4 últimas, no se trata del territorio completo. El objetivo es que la banda de 700 megahercios (Mhz), que actualmente ocupa la TDT, quede libre, en lo que se ha dado en llamar Segundo Dividendo Digital. El proceso se alargará hasta el 30 de junio y se prevé que afecte a alrededor de 21 millones de usuarios, que residen en 850.000 edificios comunitarios. Todos ellos deberán contar con empresas instaladoras de telecomunicaciones para adaptar sus antenas colectivas, mientras que en el caso de las viviendas individuales servirá con una resintonización del aparato. El encendido de las nuevas frecuencias para la TDT ya se efectúa desde el pasado 14 de julio de 2019, de tal forma que, temporalmente, los canales emiten por dos frecuencias diferentes, hasta que se efectúe el despligue completo de las redes 5G. En ese caso también se efectuó una división geográfica.

El proceso se aborda de forma desigual en el tiempo según las diferentes zonas del territorio, así se efectuará primero en las provincias de Albacete, Almería, Álava, Vizcaya, Córdoba, Guipúzcoa, Granada, Huelva, Huesca, Baleares, Lugo, Málaga, Segovia, Soria, Teruel, Valladolid y Zaragoza. Está previsto que este mismo mes se ponga en marcha una campaña para la promoción de la adaptación de los receptores a la señal y que ayude a que las comunidades de vecinos contacten con las empresas instaladoras, aunque también se procura que el colectivo, a través de sus asociaciones, contribuya a la difusión de la información. En todo caso, se espera que el proceso sea completado sin retrasos en ningún caso. El Gobierno aprobó en junio una partida de 145 millones de euros para compensar los costes de la adaptación de las instalaciones.

La Televisión Digital Terrestre se puso en funcionamiento con el apagón analógico que tuvo lugar en la provincia de Soria, el 23 de junio de 2008, en un acto en el que estuvo presente el entonces ministro de Industria del Gobierno socialista, Miguel Sebastián. Previamente se había iniciado en un municipio de la provincia de Lugo. El proceso se completó casi dos años después, el 30 de marzo de 2010, con el apagón analógico total en todo el territorio.