SHARE
Asinem arroja luz sobre la factura energética

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha publicado el Informe de Supervisión de las Ofertas del mercado minorista de gas y electricidad para consumidores domésticos y pymes de 2017 y un avance de 2018. De los resultados del mismo se concluye que entre las tarifas más baratas y más caras disponibles para los pequeños consumidores hubo diferencias de hasta 200 euros por año. En el caso de las ofertas para pymes y empresas, las diferencias máximas alcanzaron los 3.000 euros al año.

En el caso de la electricidad, al contrario que en 2016, durante 2017 han existido opciones en el mercado libre algo más baratas que el precio regulado (PVPC), equivalentes a un ahorro de 31 euros por año en la facturación, aproximadamente un 6% de la misma. En diciembre de 2017, había 22 comercializadores en el comparador con ofertas de electricidad “verdes”, frente a las 14 de junio de un año antes. En general, no se aprecia que las ofertas verdes, que atrajeron a 1,9 millones de consumidores en 2017, sean más caras frente a las que no lo son.

El promedio de precios de las ofertas de electricidad, durante el año 2017, se han mantenido constantes para el caso de los consumidores domésticos, o se han reducido ligeramente para las pymes y otros consumidores de mayor tamaño de los incluidos en el comparador. En el contexto de subida de precios del suministro energético registrado en 2018, destaca el incremento registrado en términos medios en las ofertas disponibles en el comparador, especialmente a partir de mayo de este año, coincidiendo con el repunte de los precios de gas y electricidad en los mercados mayoristas.

Ante este escenario de precios elevados en el mercado mayorista registrado en 2018, hay varios comercializadores que han rescindido o modificado sus contratos con sus clientes sin mantener las condiciones pactadas inicialmente con ellos. Estas prácticas podrían no adecuarse a derecho al dejar la interpretación del contrato a la voluntad de una de las partes y, asimismo, podrían no reflejar las medidas de protección del consumidor. Por eso la CNMC recuerda a los comercializadores que tienen que respetar todas las obligaciones de transparencia e información veraz a los consumidores, tanto en la información previa a la firma del contrato de suministro y en la redacción de las cláusulas del contrato de suministro, como en la información de las revisiones de precios de los contratos vigentes.

De acuerdo con la información disponible en la CNMC, los nuevos clientes que captan las comercializadoras disfrutan, con carácter general, de un mejor precio que los clientes en cartera de la comercializadora. Por ello, es recomendable que el consumidor contraste con una cierta frecuencia su factura con las diferentes opciones de suministro disponibles. La propia CNMC cuenta con un comparador de ofertas para paliar este problema.