SHARE
A través de la página web de la distribuidora se podrá saber el consumo eléctrico en tiempo real

El precio de la electricidad se ha disparado en las primeras semanas de enero casi un 40% con respecto al mismo periodo del año pasado, lo que debería suponer un importante incremento en el recibo de la luz del primer mes de 2019. En concreto, el precio del mercado mayorista ha registrado durante los primeros 12 días de enero un precio medio de 62,87 euros por megavatio hora (MWh), casi 20 euros más que los 45,11 euros por MWh que tuvo durante los mismo días del pasado año.

Ese incremento también se produce respecto a los doce primeros días del pasado diciembre, aunque en este caso en un porcentaje menor, en concreto en torno al 1,5%. Los valores de este enero, que coinciden con la primera ola de frío del invierno y con una menor producción de energía eólica, se acercan a los más de 70 euros de enero de 2017, cuando alcanzó sus cotas más elevadas.

El precio del mercado mayorista de la electricidad tiene aproximadamente un peso cercano a un tercio del total del recibo, mientras las otras dos partes se las reparten los peajes, en torno a un 40%, y los impuestos, alrededor de un 25%. Ya a finales de 2018 el Gobierno decidió suspender durante seis meses el impuesto del 7% sobre la generación eléctrica para contrarrestar la subida de los precios de la luz, que se habían disparado también en el propio pool. Asimismo, para este año ha congelado nuevamente los peajes y cargos eléctricos con los que los consumidores sufragan los costes regulados.

Según el simulador del que dispone la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, el recibo se ha encarecido un 8% respecto al mismo periodo de 2018, de tal manera que la factura media para un consumidor doméstico se eleva de 24 a casi 26 euros. Son datos para una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW) y una demanda anual de 3.900 kilovatios hora (kWh), propios de un hogar con 4 personas.