SHARE
Aplicación general del Reglamento CPR a los cables de telecomunicaciones

Nuevas clases de reacción al fuego exigidas a cables de telecomunicaciones en edificios. (Orden ministerial ECE/983/2019)

 

La nueva orden ministerial ECE/983/2019 fija las clases de reacción al fuego mínimas para cables de telecomunicaciones en edificios en el marco del Reglamento de Productos de Construcción. Ante la confusión del mercado, recordamos que el 4 de octubre próximo finaliza el plazo de aceptación de cables convencionales para fabricantes, comercializadores e instaladores.

 

Desde la entrada en vigor del CPR, el 1 de julio de 2017, los cables de telecomunicaciones que no tengan la clase de reacción al fuego asignada (la que elija el fabricante o venga por normativa), el nuevo marcado CE y la declaración de prestaciones disponible son ilegales.

La nueva legislación contempla la exigencia de una clase mínima de reacción al fuego, con lo que cualquier cable de telecomunicación puesto en el mercado, vendido o instalado debe cumplir al menos este nuevo requisito. Se han detectado en el mercado la existencia de cables sin clase fijada, vulnerando el Reglamento. En este caso, la responsabilidad de su instalación afecta legalmente a toda la cadena (instalador, distribuidor y fabricante) y las consecuencias legales por el incumplimiento de esta normativa europea pueden ser bastante severas.

La siguiente tabla del anexo de la orden ministerial recoge los requisitos de reacción al fuego y la nueva clase única de aplicación mínima obligatoria para ICT en interior de edificios:

Tabla de requisitos de reacción al fuego de los cables de telecomunicaciones para ICT en el interior de edificios
Tabla sobre los requisitos de reacción al fuego de los cables de telecomunicaciones para infraestructuras comunes de telecomunicaciones en el interior de edificios (ICT)

Las características de reacción al fuego de los cables de telecomunicaciones empleados en los despliegues de tramos finales de redes fijas de acceso ultrarrápido para edificios ya construidos están especificadas en la siguiente tabla:

Tabla de requisitos de reacción al fuego de los cables de telecomunicaciones para despliegues por interior de tramos finales de redes ultrarrápidas
Requisitos de reacción al fuego de los cables de telecomunicaciones para despliegues por interior de tramos finales de redes ultrarrápidas

La clase de reacción al fuego Dca-s2,d2,a2

Los cables de la clase Dca-s2,d2,a2 son cables libres de halógenos, no propagadores de la llama, con generación de calor limitada durante la combustión, emisión de humo, toxicidad y acidez de los gases reducida. Han de ser ensayados en un laboratorio notificado en la UE cumpliendo con los criterios de evaluación y verificación de la constancia de las prestaciones (EVCP) para poder realizar el marcado CE que ahora debe ir acompañado de más información que facilite su identificación y la del fabricante.

Equipo de ensayo para medir la emisión de calor durante la combustión de los cables con clase Dca-s2,d2,a2

La clase Eca no será ya válida, puesto que es inferior a la exigida en la orden ministerial. Además, en el espacio de la UE no se pueden ofrecer ensayos de fuego que escapen del esquema de la CPR, ni aunque sean a mayores de una clase. Es decir, es ilegal ofrecer Eca y libre de halógenos, ya que en la UE sólo será reconocida legalmente la clase Eca. No lo puede exigir una normativa pública, ni tampoco particular, ni exigirse en un proyecto. El único “idioma” válido y legal para expresar la reacción al fuego de los cables en la UE son las clases establecidas en el marco del CPR.

Por ejemplo, tampoco se puede ofrecer un cable que sea clase Eca y no propagador del incendio según EN 50399, ya que aunque este ensayo está recogido en la norma UNE EN 50575 y en el Reglamento Delegado (UE) 2016/364, como podemos ver en la tabla anterior sólo se puede ofrecer para cables con clase Cca o superior.

Cables de comunicaciones que comparten canalización con otros cables o están próximos a ellos

Al final de la Orden Ministerial podemos leer:

Nota: Los niveles mínimos obligatorios tendrán el carácter de mínimo exigible, sin perjuicio de que otra reglamentación específica pueda fijar niveles más estrictos para situaciones o lugares concretos. Adicionalmente en caso de que los cables de telecomunicaciones se instalen en contacto con, o en la misma canalización o conducto que, otros tipos de cables regulados por otra legislación diferente, a los cuales puedan transmitir el fuego en caso de incendio (tales como cables eléctricos), todo el conjunto de cables deberá cumplir con los requisitos que fije la legislación más estricta.

Si, por ejemplo, los cables de comunicaciones comparten canalización con cables de energía de clase Cca-s1b,d1,a1, como puede ser en las instalaciones de enlace de los edificios, o en locales públicos, los cables de comunicaciones deben igualar la clase de reacción al fuego. (Prysmian dispone en stock de cables para ICT con la clase Cca-s1b,d1,a1).

Tabla de ensayos según la reacción al fuego del cable
Tabla de ensayos a cumplir según la reacción al fuego del cable. Clase mínima para cables de telecomunicaciones en edificos Dca-s2,d2,a2

Entrada en vigor

Estos nuevos requisitos de seguridad frente al fuego surtirán efecto en el plazo de 12 meses desde la fecha de entrada en vigor y no es de aplicación a los cables de telecomunicaciones que se encuentren instalados. Como la disposición final única establece su entrada en vigor en el 4 de octubre de 2019 (excepto artículo 2). Esto nos deja que el día 4 de octubre de 2020 será efectivamente obligatoria la instalación de los cables anteriormente citados con clase de reacción al fuego Dca-s2,d2,a2. Y la obligación recae sobre los diferentes profesionales del sector a diferencia de lo ocurrido con los cables de energía. En el caso de los cables de telecomunicaciones a partir del 4 de octubre próximo no se podrán poner en el mercado nacional por fabricantes, ni vender por parte de distribuidores, ni tampoco ser instalados. Lo adecuado es reflejar en los proyectos la clase de reacción al fuego adecuada de los cables para asegurar que el 4-10-20 no hay problemas de cumplimiento, ya que termina el período de transición.

(Desde Prysmian Group recomendamos actuar desde ya en la transición a stocks que cumplan la CPR, a fin de evitar riesgos de gestión de productos obsoletos a partir de la mencionada fecha).

El resto de cables de comunicación exteriores a edificios también deben tener su marcado CE con clase de reacción al fuego asignada y disponer de la declaración de prestaciones, en caso contrario no podrán emplearse ni venderse. Y si el cable está en el ámbito de aplicación anteriormente explicado, ha de ser clase Dca-s2,d2,a2 mínimo independientemente de que su despliegue sea interior, exterior o mixto.

(Prysmian dispone de los productos con la clase de reacción al fuego exigida actualmente en la orden ministerial tanto con clase Dca-s2,s2,a2 como con clase Cca-s1b,d1,a1).

Aplicación general del Reglamento CPR a los cables de telecomunicaciones
Aplicación general del Reglamento CPR a los cables de telecomunicaciones desde el 4 de octubre de 2020, con clase mínima Dca-s2,d2,a2

Recuerda

Desde el 1 de julio de 2017, todos los cables de telecomunicaciones (no sólo los instalados en edificios) deben tener:

Clase de reacción al fuego, nuevo marcado CE y declaración de prestaciones

Desde el 4 de octubre de 2020, además, los cables de telecomunicaciones en edificios deben cumplir al menos la clase de reacción al fuego Dca-s2,d2,a2.