SHARE
Murcia eliminará el

El informe presentado al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital por la Comisión de Expertos reconoce el alto nivel de competitividad alcanzado por la fotovoltaica, gracias al esfuerzo en I+D realizado por el sector en los últimos años. Así lo valoran desde la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), que estiman “positivamente” el contenido del informe presentado ayer por la Comisión ”porque en el documento se reconoce, por una parte, el papel central de la fotovoltaica en la transición energética y, por otra, que es una tecnología competitiva que, gracias al esfuerzo realizado por el sector en los últimos años, ya no necesita primas ni subvenciones“.

Según su director general, José Donoso, “la previsión de un aumento considerable de la potencia fotovoltaica instalada en 2030, que se multiplicaría por diez con respecto a los niveles actuales, supone una oportunidad clave para permitir que los ciudadanos tengan acceso a una energía más barata y para alcanzar un modelo de desarrollo más estable, en contraste con la dinámica de acelerón-frenazo-acelerón que ha caracterizado los últimos años”. Además, para los máximos responsables de Unef, “este planteamiento permitiría consolidar las inversiones en I+D y multiplicar los empleos generados para un sector que actualmente cuenta con 11.000 trabajadores en España”.

En el comunicado emitido este martes, añaden que “en coherencia con estos objetivos marcados en la hoja de ruta para la próxima década, sería necesario eliminar tanto los obstáculos al crecimiento del autoconsumoespecialmente los de tipo administrativo y económico -, como las barreras al desarrollo de las grandes plantas, como son, entre otras, la actualización de la regulación de las condiciones de acceso y conexión a la red y la agilización de la planificación de las redes, tanto de Red Eléctrica de España, como de las compañías distribuidoras”. También consideran “necesario reformar el sistema de definición de los precios del mercado eléctrico, para que dé una señal de precio adecuada para atraer las inversiones dentro de un marco competitivo caracterizado por una alta penetración de energías renovables”.

Según las estimaciones realizadas desde la patronal fotovoltaica, el escenario base que augura el documento supondría una tasa del 29,7% de renovables en el consumo final bruto de energía de España a 2030, “cuando debería haber llegado al 35%, en línea con lo que se defiende desde el Parlamento Europeo”, concluyen. Su valoración finaliza con una previsión según la cual, “la entrada del almacenamiento energético en combinación con la tecnología fotovoltaica será más rápida de lo planteado en el documento, ya que se trata de algo necesario a la hora de garantizar una alta penetración de las renovables”.