SHARE
El Gobierno no logra por el momento que se retire ninguna de las “demandas renovables” pendientes

Red Eléctrica de España ha incrementado notablemente su rechazo a las solicitudes de enganche renovable en la segunda mitad del pasado año, ante la multitud de peticiones recibidas. En el total del año fueron desechados proyectos por un volumen total de 77.500 megawatios, pero alrededor de 60.000 de ellos lo fueron en el segundo semestre del año. La relevancia de las cifras se percibe teniendo en cuenta que la potencia renovable en funcionamiento actualmente en España apenas excede los 34.000 megawatios.

Red Eléctrica se encarga de gestionar las solicitudes de conexión y ya ha acumulado peticiones por más de 203.000 megawatios, cuando las previsiones del Gobierno eran de construir alrededor de 56.000 megawatios renovables hasta el año 2030. De ese volumen inicial, REE ya ha aprobado la instalación de 102.000 megawatios, que es justo el doble de lo necesario para la próxima década, según el Ejecutivo. Por todo ello, el proceso de regularización se ha endurecido y han sido rechazadas más de un tercio del volumen que representa el total de peticiones. Mientras tanto siguen pendiente de resolución, con la gestión aún en curso, 24.000 megawatios más. Las razones esgrimidas para los rechazos son técnicas, aunque gran parte del sector considera que existe un proceso de depuración para poner freno a la burbuja que podría generarse. También se considera que muchas de las solicitudes carecen de un proyecto real aparejado a ellas –para la CNMC hasta dos tercios de ellas- y que únicamente tratan de especular con los permisos, debido a la lentitud con la que se conceden y el retraso que supone y la posibilidad de obtener una importante cuantía económica por su reventa, incluso de más de 100.000 euros por megawatio de potencia del proyecto.

En este contexto, el sector aguarda a que Competencia apruebe la nueva regulación de acceso y conexión a la red, que tenía previsto aprobar en forma de circular. En ella se incluiría que cada solicitud de conexión incluya información técnica detallada para asegurar que existe un proyecto viable detrás que la respalda, de tal modo que si se modifican características concretas del mismo como la ubicación o la tecnología de generación, sea necesaria una nueva solicitud. De este modo se evitaría considerablemente la especulación antes citada.