SHARE
FRANCISCO LEÓN, HERZISA S.L.

Francisco José León es un empresario de instalaciones eléctricas de larga trayectoria, que orientado su actividad en los últimos años a la infraestructura de recarga del vehículo eléctrico. Como especialista en la materia, describe la situación actual por la que pasa este ámbito y le vaticina un enorme futuro, “llegará un momento en el que esto será una locura”, afirma.

 

La empresa instaladora que dirige, Herzisa S.L., se ha especializado en la instalación de infraestructura de recarga para el vehículo eléctrico, ¿Cómo valora en general este ámbito de mercado para su colectivo profesional?

Creo que estamos ante una oportunidad de negocio sin precedentes. Si observamos el parque móvil de las grandes ciudades, nos daremos cuenta del gran potencial que existe en este tipo de instalaciones.

Hay que adecuar, y ya vamos tarde, todos los garajes de las grandes ciudades para una canalización única, porque por ahora lo que se hace es sólo parchear, se hacen instalaciones a medida que van surgiendo, ofreciendo una solución individual, pero llegará un momento en el que esto será una locura. Las ventas siguen a muy buen ritmo y vehículos hay muchos.

FRANCISCO LEÓN, HERZISA S.L.

«Si, como creemos, esto explota en breve, la necesidad más importante va a ser la mano de obra cualificada»

 

¿Qué ventajas y particularidades ofrece en la actualidad y cuáles son las carencias y necesidades más importantes en un sector todavía en desarrollo?

Las ventajas, sin duda, se basan en que es un nuevo mercado dentro de nuestra actividad, al igual que ocurre con el autoconsumo, pronto vamos a tener que especializarnos en las distintas modalidades, por el momento tratamos de atender un poco a todo, incluidas por supuesto las instalaciones eléctricas en general.

En Herzisa S.L. apostamos por todo lo relacionado con el Vehículo Eléctrico, de momento sin dejar de atender otras alternativas, pero esto dependerá de que en un futuro la parte de la actividad relacionada con él no nos ocupe la totalidad de nuestro tiempo de trabajo, como creemos que sucederá. Mientras tanto y para abordar este sector de una forma más directa, hemos creado dentro de la empresa Punto Recarga VE, un nombre más concreto, directo y que identifica nuestra verdadera intención, hemos puesto en marcha también una página web, www.puntorecargave.es, a la que aún le faltan algunos contenidos y nos asomamos también a diferentes redes sociales. En instagram @punto_recarga_ve y en Twitter @puntorecargaVE, para de esta forma estar más localizados.

En cuanto a las carencias y necesidades, si como creemos esto explota en breve, la necesidad más importante va a ser la mano de obra cualificada. En el sector instalador ha desaparecido la figura del aprendiz o peón y el oficio se está perdiendo.

Por otra parte debería estar todo más regulado si cabe, existe una competencia desmedida con poco sentido, y al final en lo que desemboca es en que exista muy poco margen comercial, lo que a su vez impide poder ofrecer un sueldo lo bastante atractivo para que atraiga a los más jóvenes hacia este sector.

«Desde Herzisa recomendamos siempre la modulación de recarga, que no la limitación, y una vez se lo explicamos al cliente no quiere otra cosa»

 

¿Cuáles son los elementos imprescindibles a tener en cuenta en una instalación para la recarga de vehículos eléctricos?

El elemento más importante es el trato con el cliente, escuchar sus necesidades a la hora de efectuar la adquisición de su nuevo vehículo y, a continuación, comprobar las distintas opciones que te brinda el mercado, para terminar ofreciéndole una solución a medida.

A continuación y después de comprobar las posibilidades de instalación, el cálculo de la canalización y las distintas posibilidades dentro de lo que uno se encuentra en cada caso, pero siempre con la máxima profesionalidad y los mejores acabados, y porque no, mirando también por los que pueden venir detrás.

Desde su experiencia, ¿Qué es lo que desencadena más interés en los clientes con las instalaciones de infraestructura para la recarga del vehículo eléctrico? ¿Cuáles suelen ser los problemas con los que se encuentran habitualmente tanto técnicamente como desde un punto de vista legal?

Sin duda, lo que más interesa a los clientes es tener frente a frente a un interlocutor formado. Por lo general, cuando contactan con nosotros y vamos a visitarlos, lo primero que nos dicen es “háblame de todo lo relacionado con el punto de recarga y su instalación”. A partir de ahí, escuchan y se asesoran y, a veces, nos preguntan al terminar. No nos vamos de la reunión si no dejamos claro qué es lo que se tiene que hacer, según el reglamento, y cuál es la solución que mejor se adapta a sus necesidades.

En breve espero dedicarme sólo a la infraestructura de recarga para el vehículo eléctrico

Después de ponerse al día, lo que más interés despierta son los distintos tipos de cargadores y sus características, mientras que la instalación se deja en manos del profesional. Desde Herzisa recomendamos siempre la modulación de recarga, que no la limitación, y una vez se lo explicamos, el cliente no quiere otra cosa. La modulación de recarga nos permite adaptarnos a la potencia ya contratada y evitar el salto del contador, lo que en nuestra empresa definimos y resumimos en una expresión muy simple al cliente: “dormirá tranquilo”.

Con respecto a los problemas, los más habituales están en la propia instalación, por ejemplo, en garajes comunitarios poder llegar desde el cuarto de contadores hasta el punto de recarga en algunos casos es misión imposible. No obstante, después de muchos años de profesión, encuentras la solución; es importante hallar soluciones que te permitan que el acabado de la instalación sea lo más perfecto posible y que puedan servir para el que viene detrás, de esta manera no se crea malestar en la comunidad.

En viviendas unifamiliares, los clientes quieren que, después de la instalación, la casa quede tal y como estaba, y esto nos obliga a ser muy imaginativos porque la mitad de los cuadros eléctricos están repletos o simplemente no podemos incluir nada más. Pero insisto, los años de experiencia y el oficio que llevamos a nuestras espaldas son más que suficientes para salvar todo tipo de obstáculos. A fecha de hoy, no hemos dejado de realizar ninguna instalación por esa clase de problemas y podemos decir con orgullo que nuestros clientes han llegado a ser nuestros amigos.

¿En qué medida considera que la crisis desatada por la pandemia ha perjudicado y bloqueado el avance que se había previsto para este año en el ámbito del vehículo eléctrico?, ¿cree que también podría contribuir a impulsarlo con más fuerza a medio plazo?

Perjudicado sin duda, bloqueado discrepo. Desde que se acabó el confinamiento hemos estado montando puntos de recarga a muy buen ritmo.

No cabe duda de que el retroceso en la economía internacional, y sobre todo en la nacional, ha sido brutal, y lo peor está por venir, aunque si nos ceñimos a los números el vehículo eléctrico sigue su progresión, un tanto más lenta, pero los números de ventas de coches eléctricos son más que alentadores, teniendo en cuenta la situación que vivimos.

Creo firmemente que la implantación del vehículo eléctrico es un hecho, lleva su velocidad, tocada un poco por la pandemia, pero imparable.

“En breve espero dedicarme sólo al vehículo eléctrico”

Aún hay mucho desconocimiento por parte de un gran sector de las empresas instaladoras sobre los requisitos técnicos y la parte de legalización del vehículo eléctrico, ¿Qué les diría para animarles a iniciar esta nueva actividad? ¿Hay realmente negocio para la empresa instaladora en la venta de puntos de recarga?

Pues esto es como cuando uno va a dar un paseo, siempre se empieza con un primer paso; las asociaciones del sector ayudan mucho con las legalizaciones de las instalaciones, siempre que no quieras ponerte al día, que por otra parte es de lo más sencillo. Todas las empresas están dirigidas por emprendedores, creo que no hace falta animarlos. No obstante, ahora mismo los puntos de recarga son, para muchas empresas, un complemento. En la mía así ocurre, de momento, pero espero en breve dedicarme solo al vehículo eléctrico. Teniendo en cuenta el potencial que existe en este mercado en cuanto al ámbito del automóvil, multitud de garajes que hay que adaptar con una canalización común, o en lo relativo a las instalaciones de enlace, es indudable que hay mucho negocio por delante.

Por último, ¿Cómo valora la fabricación de infraestructura de la recarga en la actualidad, de que adolece y en qué sentido debería desarrollarse en el futuro a medida que el sector avance en su desarrollo?

Sin duda, la fabricación todavía es escasa, a los clientes les retiene un poco el cambio al vehículo eléctrico la cuestión de la autonomía, comprueban que con respecto a largas distancias, a la recarga aún le queda mucho… Y es cierto que es un asunto que debería haber progresado más, incluso por delante de la venta de vehículos, porque no podemos esperar a hacer infraestructuras dependiendo de las ventas, llegará un momento en el que tendremos que aguardar esperas interminables para cargar nuestro vehículo, por ejemplo en un puente festivo.

Me gustaría hacer, antes de concluir, una breve reflexión con respecto a las instalaciones que nos vamos encontrando.

Hubo un tiempo en el que para poder ser instalador se requería una titulación bastante exigente, dos años de la antigua Formación Profesional, con un examen muy complicado. Más tarde, un grado medio de dos años con el mismo examen. Para aprobarlo, te enseñaban a manejar el Reglamento, cómo resolver problemas y ofrecer soluciones, y el Reglamento se convertía en un herramienta de consulta y de soluciones. A día de hoy se puede ser instalador con un número de horas y sin examen previo, y se nota en muchos casos la falta de formación. Si lo trasladamos a las instalaciones de puntos de recarga, hemos entrado en garajes en los que se han realizado preinstalaciones, en las que no se respeta la ITC-BT-52, colocando bandejas que recorren todas las plazas del garaje, con modelos de productos que no se ajustan a las distintas instrucciones que les competen y en algunos casos ni siquiera puesta a tierra.

Creo que una revista como la suya podría dedicar un apartado para resolver preguntas sobre las diferentes dudas que se pueden dar en las instalaciones, sería bueno para el sector y ayudaría a que se consolidase como un referente para el instalador.

Muchas gracias por esta entrevista y les deseo lo mejor porque publicaciones de este tipo son necesarias para el sector.