aedive latamemobility
No votes yet.
Please wait...

Acelerar la llegada de la movilidad eléctrica en la región de Latinoamérica y El Caribe; promover ecosistemas de innovación; poner en valor las capacidades industriales, tecnológicas y de servicios en la eMovilidad en ambos lados del Atlántico; contribuir a la acción climática; facilitar la política pública y el marco legal e impulsar las oportunidades de negocio, competitividad y empleo que generará este mercado entre los países iberoamericanos son los principales objetivos del acuerdo de colaboración firmado por Aedive, Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica, y Latam Mobility, comunidad latinoamericana de movilidad sostenible. La unión implica también la realización de acciones conjuntas, así como generar sinergias para la comunidad empresarial y los profesionales del sector.

Según el último informe anual “Long-Term Electric Vehicle Outlook“ de Bloomberg NEF, los vehículos eléctricos representarán el 58 % de las ventas mundiales de coches nuevos en 2040, así como los vehículos eléctricos de 2 ruedas – excluidas bicicletas – representarán el 47% del total. La alianza entre Aedive y Latam Mobility quiere contribuir a incrementar estas previsiones y a acelerar la apuesta por un crecimiento sostenible y una mayor calidad de vida en los países que son el eje de acción de ambas. Latam Mobility es pionera en el impulso de la transformación de la movilidad en Latinoamérica y con el apoyo de entidades públicas y privadas de la región ha impulsado un camino innovador hacia la nueva era de la sostenibilidad en el transporte.

Para Aedive, la unión refuerza su apuesta por el mercado latinoamericano y del Caribe, que tiene como objetivo “impulsar el potencial de la cadena de valor industrial, tecnológica y de servicios de la movilidad eléctrica en España y Portugal hacia mercados emergentes que, sin duda, van a crecer de forma exponencial en la próxima década”.

En la región de América Latina y El Caribe, alrededor de 100 millones de personas reside en ciudades con mala calidad del aire, donde el transporte terrestre constituye una de las principales fuentes de contaminación, según el último informe de Movilidad Eléctrica del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que señala que la descarbonización del transporte a través del despliegue de la movilidad eléctrica surge como una solución eficaz para transformar el sector, mejorar la calidad de vida en la región, proteger la salud humana y contribuir al cumplimiento de los compromisos climáticos suscritos por los países en el marco del Acuerdo de París.