ABB y DREEV propician la carga que devuelve energía a la red

Los vehículos eléctricos devolverán electricidad a la red con la carga inteligente de ABB, tras el acuerdo firmado por esta compañía con la francesa DREEV, una empresa conjunta entre Électricité de France (EDF) y Nuvve, especializada en carga inteligente para vehículos eléctricos.

 

Gracias a la tecnología V2G de ABB se establecerá una referencia global para la carga bidireccional con la nueva estación de 11 kW, que será la suministrada según los términos de colaboración establecidos.

Con un potencial de generar hasta 20 euros por vehículo y mes, V2G reduce por tanto el coste de propiedad y ayuda a impulsar aún más la adopción del vehículo eléctrico. Los cargadores bidireccionales ayudan también a regular el flujo variable de generación de electricidad procedente de fuentes renovables como la solar y la eólica. Desde ABB se define el acuerdo recién establecido como “uno de los impulsos más importantes a escala mundial para llevar verdadera tecnología V2G a la práctica”. Según la colaboración, la compañía suministrará puestos bidireccionales V2G en Francia y, después, realizará instalaciones en el Reino Unido, Italia, Bélgica y Alemania.

El cargador ligero y compacto de 11 kW proporciona una carga rápida y flexible, y es totalmente compatible con los vehículos eléctricos actuales y futuros. Cumple los requisitos más estrictos de conformidad de la red eléctrica y está diseñado para ser la referencia global en la carga V2G. Para la compañía es clave en la evolución de su ecosistema de movilidad eléctrica y un hito fundamental en su estrategia de sostenibilidad. Mientras desde DREEV consideran la cooperación como “esencial para llevar nuestras soluciones hasta el nivel siguiente”.

En la actualidad son pocos los vehículos eléctricos que admiten V2G, pero se espera que se convierta en la tecnología dominante en un plazo de cinco años. Y con la predicción de que, para 2040, aumente hasta 559 millones el número de VE en las carreteras y que el 33 por ciento de la flota global esté alimentada por electricidad, el ecosistema energético mundial necesita evolucionar para apoyar esta transición. La tecnología V2G está diseñada para ser una ayuda crucial y proporciona una respuesta concreta a los desafíos energéticos a los que se enfrentan los operadores de red. La solución de ABB integrada con la tecnología de software de DREEV hará posible que los conductores de VE exporten el excedente de energía a la red.