El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha previsto un presupuesto adicional de 125 millones de euros del Moves III, para el impulso de la movilidad eléctrica en Cataluña, Madrid, Castilla y León e Islas Baleares, comunidades todas ellas que ya han comprometido los 152 millones recibidos inicialmente en el citado programa y han sido las primeras en hacerlo y ahora también en solicitar la ampliación.  

 

El aumento de presupuesto ha sido aprobado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, que gestiona la convocatoria. Con la dotación adicional se da respuesta y se constata el éxito del programa en sus primeros meses. La convocatoria se abrió el pasado julio y estará vigente hasta diciembre de 2023. Las cuatro comunidades han agotado en estos meses el reparto inicial y ahora reciben partidas en las siguientes cantidades:

  • Castilla y León recibirá algo más de 20,18 millones de euros, igual que en la convocatoria inicial
  • Madrid recibirá 30,75 millones, sobre los 57,15 que recibió el pasado año.
  • Cataluña también obtiene la misma cantidad que en julio y que suma 65,58 millones de euros.
  • Baleares, por su parte, recibe 8,4 millones, frente a los 9,87 que obtuvo hace menos de un año.

Otras comunidades autónomas están preparando solicitudes de ampliación de presupuesto para sus territorios, que serán tramitadas en las próximas semanas.

 

Más ayudas que en ediciones anteriores

En el MOVES III se han incrementado respecto a ediciones anteriores las ayudas directas para particulares y autónomos. Para la compra de furgonetas (hasta 9.000 euros), turismos (7.000 euros) o motocicletas (1.300 euros), en el caso de que se achatarre un vehículo de más de siete años de antigüedad. Por su parte, las ayudas para empresas otorgan una mayor cuantía a las pymes y también fomentan el achatarramiento.

En cuanto al despliegue de la infraestructura de recarga, también mejoran los incentivos para particulares, comunidades de propietarios y pequeñas y medianas empresas, así como para puntos de carga rápida y ultrarrápida. El límite máximo de ayuda es de 800.000 euros por expediente con un límite de 2,5 millones por beneficario y vigencia del programa. Cabe destacar que un particular puede obtener una ayuda del 70 % para un punto de recarga privado en su domicilio.

Para el despliegue de puntos de recarga públicos de 50 kW de potencia en adelante, las ayudas cuentan con un 10% adicional en actuaciones desarrolladas por medianas empresas y un 20% si son llevadas a cabo por pequeñas empresas. Así, una pequeña empresa podría alcanzar el 55% de ayuda para la instalación de infraestructura de recarga.