SHARE
Las actividades no esenciales se recuperan desde la próxima semana

Tras la Semana Santa, está previsto que concluya la restricción de las actividades no esenciales que entró en vigor el pasado 30 de marzo y ha estado vigente hasta este jueves 9 de abril. Por lo tanto, ciertas actividades podrán volver a su labor habitual y así lo indicó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al mismo tiempo que anunciaba la extensión del Estado de Alarma hasta el 26 de abril. De este modo, dicho estado continuará sin las medidas excepcionales que afectan, entre otros, a sectores como la industria y la construcción y se suspenderá el permiso retribuido y recuperable para los trabajadores empleados en las actividades consideradas no esenciales. Además y teniendo en cuenta esa condición de “recuperable”, trabajadores y empresas deberán organizarse para establecer la recuperación de las horas perdidas, a través de la ampliación de los turnos o mediante el alargamiento del trabajo en fines de semana y festivos.

Entre los servicios considerados esenciales y además de aquellos que tienen que ver con la asistencia sanitaria y la distribución y el suministro de alimentación, se incluyen también la garantía de suministro de servicios básicos como la energía eléctrica, el gas natural, las telecomunicaciones, el agua potable, etc. Y por añadidura, los operadores críticos de servicios esenciales que se describen en el Real Decreto y que permiten “la protección de infraestructuras críticas”. Por todo ello, ese espectro abarca la labor de instaladores eléctricos y de telecomunicaciones, que sí han estado habilitados para atender servicios de urgencia de instalaciones de particulares o de empresas y también de todos aquellos otros servicios considerados esenciales.

A partir de la semana próxima se podrán reintegrar a su trabajo, todas aquellas actividades no relacionadas con los sectores esenciales, que no puedan desarrollarse mediante teletrabajo y que no estén prohibidas en el decreto de Estado de Alarma, de tal forma que la situación será idéntica desde el punto de vista laboral a la que estuvo vigente entre el día en que entró en vigor, el 15 de marzo, y el 30 de marzo. En todo caso la actividad propia de los instaladores eléctricos se mantendrá activa de acuerdo a los criterios de urgencia mencionados anteriormente.