SHARE
Un escaparate ante 1 millón de clientes para vender luz

En su asalto al mercado eléctrico, Repsol cuenta con un factor diferencial respecto a sus competidores directos que puede resultar un serio hándicap para aquellos a la hora de competir: la nueva comercializadora de gas y electricidad cuenta con una red de casi 3.500 gasolineras por la que circulan a diario alrededor de un millón de posibles clientes. La estrategia de la compañía petrolífera pasa por utilizar ese escaparate comercial para promocionar las ofertas y ventajas que pueda ofrecer en sus productos de comercialización eléctrica y de gas. El objetivo sería alcanzar los 2 millones de clientes en un plazo medio.

La red de gasolineras de Repsol es la mayor de España y supone alrededor de una tercera parte del total de centros en los que se comercializa combustible de todo el país. La compañía optó hace ya tiempo por diversificar el negocio y ofrecer otro tipo de productos con tiendas multiservicio, aprovechando una red geográfica como casi ninguna otra en toda la Península. Gracias a eso conoce perfectamente los hábitos comerciales de sus clientes y cuenta con una ventaja notable a la hora de poder comercializar nuevos servicios. Ahí es precisamente donde radica el centro de su estrategia en poder ofertar productos y servicios muy diversos y llegar también a acuerdos con grandes marcas. Y al final de todo el proceso convertirse en un “operador energético en diferentes sectores”.

La compra de activos de generación a Viesgo le ha situado ya en el mercado con algo menos de la mitad de la cuota que quiere alcanzar a medio plazo, aunque por el momento se trata de un porcentaje de mercado muy ligado a determinadas áreas geográficas. El objetivo es mantener la imagen de marca en esas zonas, porque goza de gran peso, pero también poder ofrecer propuestas combinadas en varios ámbitos de la energía, posibilidad inalcanzable para las compañías eléctricas tradicionales.