SHARE
Las eléctricas planean adelantar inversiones para impulsar la recuperación

Las grandes compañías eléctricas se encuentran en diálogo con el Gobierno de cara a que les permita adelantar inversiones en las redes eléctricas para impulsar la recuperación. El objetivo es que dichas partidas dejen de vincularse al PIB, para que su volumen no pueda ser limitado legalmente. Según ha adelantado El Economista.es, un informe de la consultora Deloitte ha concluido que se podrían generar más de 40.000 empleos netos con unas inversiones aproximadas de 30.000 millones de euros. Pero para poder alcanzar esta última cifra sería necesario previamente prescindir de los topes legales que existen para las inversiones millonarias

El objetivo es que dichas inversiones estuvieran centradas en la modernización de las redes eléctricas, paso previo necesario para el crecimiento en el desarrollo de la movilidad sostenible y de las energías renovables, cuyos proyectos de generación también recibirían inyecciones de capital. La iniciativa estaría en consonancia con el recientemente presentado proyecto de Ley de Cambio Climático y con los objetivos trazados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, que contempla inversiones en redes y electrificación de casi 60.000 millones de euros hasta 2030. El propio PNIEC se basó en el estudio de Deloitte para subrayar los beneficios de esa inversión para la generación de empleo, aunque el volumen de crecimiento anual de la misma que preveía era sustancialmente menor al que ahora se propone. Lo previsto era que el ritmo de inversiones anual estuviese en torno a los 2.300 millones de euros y ahora las eléctricas plantean incrementarlo hasta los 3.000 millones anuales durante los próximos tres años.

En este sentido, la propia patronal eléctrica Aelec, que agrupa a las grandes eléctricas y también compañías de menor tamaño estarían haciendo partícipe al Gobierno su interés en anticipar dichas inversiones para contribuir a la recuperación económica. De hecho, la digitalización de las redes eléctricas es una tarea pendiente en todo caso para los próximos años y ahora se trataría de acelerar las la inyección económica para llevar a cabo el proceso.

El problema para el Gobierno es que las inversiones que las eléctricas realizan en las redes se retribuyen luego a través del recibo eléctrico, de tal manera que acaban siendo sufragadas por todos los consumidores. Por ello, la cuantía de dichas inversiones están reguladas y no pueden superar el 0,13 % del PIB, con el objetivo también de que la parte fija del recibo no se dispare. En la medida en que el propio Producto Interior Bruto prevé una caída de gran calado este año, las inversiones podrían incluso verse reducidas por ello en lugar de incrementarse. Ya la propia Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia aprobó a finales del pasado año una reducción de los ingresos regulados de las propias eléctricas del 4,5 % y valoró también lo opción de vincular las inversiones a la demanda y a la apuesta por las nuevas renovables.